El Robot Atila del Ejército de Tierra realiza pruebas de desinfección en el Hospital General de Valencia

El Ejército de Tierra ha llevado a cabo el primer ensayo real con el robot Atila en un centro sanitario.

El Robot Atila, el Hospital General de Valencia ha sido el primer hospital en el que se ha probado este sistema.

Sistema móvil de desinfección y limpieza de espacios susceptibles de estar contaminados por el virus causante de la COVID-19.

 Se están valorando las capacidades de este sistema con unas prácticas de desinfección para evaluar sus aptitudes en un entorno hospitalario

En concreto, se ha llevado a cabo la desinfección de uno de los quirófanos ubicado en un área COVID, en el que se ha intervenido en dos fases:

  • La primera fase ha sido con el robot equipado con luz ultravioleta (UV), ya que este tipo de rayos, especialmente los de banda C (onda muy corta), son capaces de destruir todo tipo de gérmenes y bacterias.
  • Y se ha llevado también a cabo una segunda fase manual en la que se han usado productos desinfectantes.

En los jardines del hospital el Ejército ha montado una instalación de descontaminación para el robot y para el personal que ha intervenido y una célula de mando y control para conducir la operación.

Hace un mes, el Ministerio de Defensa asumió el desarrollo de lo que entonces era solo una idea:

Aprovechar el equipamiento ya existente del Ejército para lograr un vehículo autónomo que pudiera realizar tareas de desinfección por control remoto, en áreas de riesgo, evitando así la intervención humana, y realizando la tarea en mucho menos tiempo.

Para ello, se ha adaptado un prototipo sobre un robot de desactivación de explosivos, de unos 400 kilos de peso, al que se le ha implantado el sistema ATILA (Antivirus por Iluminación ultravioleta Autónomo).

Dicho sistema consiste en un brazo articulado extensor, en cuyo extremo se ha instalado un cabezal donde se integran cinco tubos de luz que emiten rayos ultravioleta. Su radio es de 2,5 metros y el diámetro de la zona de trabajo efectivo es de 5 metros.

El trabajo que habitualmente realizan tres personas en unas cuatro horas, el robot podría desempeñarlo en quince minutos con efectividad.

Sistemas similares fijos, sobre luz ultravioleta, se emplean en salas de esterilización de los centros sanitarios. El vehículo, a diferencia de los sistemas fijos, es además versátil, ya que puede desplazarse y trabajar en diferentes estancias, dada su movilidad.

El robot ha estado en pruebas durante las últimas dos semanas, y ha dado buenos resultados.

Esta semana se están valorando sus capacidades con unas prácticas de desinfección en la sede del Centro de Comunicaciones de Naciones Unidas, de Quart de Poblet.

Este jueves se están continuando las prácticas en el Hospital General de València para evaluar sus aptitudes en un entorno hospitalario.

En poco tiempo, este mismo sistema podría instalarse en otros robots similares.

A medio plazo, se espera tener operativo, y a plena disposición de las operaciones del Regimiento NBQ de Valencia. El nuevo robot Avenger, con la misma función pero más ligero (100 kilos), equipado con luces LED.

Lo que permitirá su uso en estancias más pequeñas, y durante más tiempo, ya que tendrá mayor autonomía.