• El centro ofrece una atención integral a los pacientes del área y también a los desplazados en vacaciones como Semana Santa o verano

Nefrosol Salud ha realizado más de 18.700 sesiones de hemodiálisis durante el año 2020, incrementando en más de 8.000 las sesiones respecto al año anterior. En este moderno y espacioso centro de diálisis, de 1.200 metros cuadrados ubicado en la Playa de San Juan (Alicante), los pacientes de diálisis cuentan con 40 puestos repartidos en cuatro salas donde reciben una atención integral y de gran calidad de lunes a sábado.

Nefrosol Salud está participada al 50% por el grupo sanitario Ribera y Quilpro Diálisis y resultó adjudicataria del concurso de diálisis convocado por la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana, para atender a los pacientes del sistema público del departamento de salud de San Juan, que cuenta con más de 219.000 habitantes.

No obstante, su privilegiada ubicación, en la avenida de la Goleta del residencial Mirador del Bulevar, en la Playa de San Juan, convierte a este centro de diálisis en un referente para aquellos pacientes de otras provincias o comunidades autónomas que se desplazan al área de Alicante para sus vacaciones.

Se trata de un servicio público al que, en virtud de los acuerdos entre comunidades, pueden acudir pacientes del sistema público de otras regiones de España.

El centro de Nefrosol, fruto de la estrecha colaboración con la Alcer, la asociación para la lucha contra las enfermedades del riñón de Alicante, facilita a sus usuarios la atención de especialistas en diferentes áreas, con el fin de cubrir todas sus necesidades.

Seguridad anti-COVID

Ya en la primera semana de marzo, mucho antes que en la mayoría de centros sanitarios, se pusieron en marcha en Nefrosol las medidas de protección y seguridad necesarias para evitar contagios por COVID19 entre sus usuarios y el personal.

Desde ese momento, es obligatorio el uso de mascarilla, se toma la temperatura al paciente al llegar al centro y se sigue un estricto protocolo de higienización de manos. Además, se limitó inmediatamente el acceso al centro del personal no esencial para proteger a los pacientes.

La prioridad de todo el equipo asistencial y administrativo de Nefrosol ha sido siempre velar por la salud de los pacientes dializados que acudían a sus sesiones. Es por eso que después de cada sesión se limpian y desinfectan las instalaciones con los mismos protocolos que se siguen en un hospital y todo el personal se ha sometido a los test serológicos oportunos.