El Ayuntamiento de Valencia lanza una cara campaña para celebrar el Orgullo de muy mal gusto

El Ayuntamiento de Valencia presidido por Ribó ( Compromís) y codirigido por Sandra Gómez ( PSPV) lanza una serie de propuestas para celebrar el orgullo.

Campaña que reduce la diversidad sexual a los órganos sexuales y los identifica con la clóchina y la Chufa

El Ayuntamiento ha lanzado una campaña que cosifica a la comunidad LGTBI y la reduce a penes y vulvas, o en este caso a clóchinas y chufas. Una campaña de muy mal gusto en la que juega con las dos palabras en catalán para así intentar hacer comprender la diversidad sexual.

La campaña de muy mal gusto, pretende dar visibilidad a lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, y para ello hace unas extrañas mezclas de palabras que parecen una auténtica broma y reducen el sentir de las persoans a su órgano sexual, cosificando la imagen y reduciéndola a penes y vaginas.

«Valéncia: molt mes que clochina i chufa»

Esta campaña se divide en campañas diferentes con un elevado coste para ser «virtual»

Una campaña de más de 16.000€ por la «creatividad de la clóchina y la chufa» y llevar las redes sociales de la misma

La concejala Lucía Beamud adjudicó a la mercantil Meteorito Estudio, S.L.,, el contrato menor de servicios de creatividad, adaptación y producción de los elementos necesarios para la difusión de la Campaña municipal ORGULLO 2020, así como la realización de las funciones de community manager de la campaña, por importe de 13.700,00€, más 2.877,00€ en concepto de IVA al tipo del 21%, lo que supone un total de 16.577, 00€

Festival «virtual» de Igualment Fest 2020 por valor de más de 17.000€

Adjudicar a la mercantil Saltarinas, S.L., el contrato menor de servicios de Producción artística y técnica, equipamiento y personal necesario para llevar a cabo el desarrollo y ejecución del festival IgualMent Fest 2020, en formato virtual a través de la red, por importe de 14.510,00€, más 3.047.10€ en concepto de IVA al tipo del 21%, lo que supone un total de 17.557,10€.

Consistente en una playlist de música en Spotify y fiestas virtuales. Llama la atención que el Ayuntameinto mezcla este Festival LGTBI con la igualdad y dice en la licitación que se financiará con los fondos contra la violencia de género.

Un festival que el Consistorio de Ribó quiere cargar a los fondos estatales contra la violencia de género

«El presente contrato será financiado inicialmente con presupuesto municipal, no obstante, y para el caso de que por parte del Ministerio de Igualdad se transfieran los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género 2020-2021, irá con cargo a dichos fondos las acciones del último semestre del año, entre las que se incluirá la celebración del 25 de Noviembre»

Cuatro autobuses vinilados con la bandera arcoiris y la polémica campaña de chufas y clóchinas

La EMT se suma a la fiesta vinilando cuatro autobuses de su flota con esa extraña campaña. Un coste que asume EMT Valencia del que se desconoce aún su coste para la entidad que ha tenido que ser rescatada en varias ocasioens por el Ayuntamiento dada su extrema gravedad financiera.

Bancos pintados en el Puente de las Flores y la Plaza de Patraix

Además hay que sumar que entre en 12 y 20 de mayo, en plena pandemia se adjudicó otro contrato a dedo a la empresa Pinturas Joal el pintadod e los bancos del puente de las Flores con el acoiris y varios bancos de la Plaza de Patraix. Tampoco ha trascendido el coste del contrato a dedo efectuado nuevamente por Lucía Beamud ( Compromís).

Otras campañas

Tal y como explica la web de la EMT Valencia se hará una campaña en los MUPIS del Consistorio repartidos en toda la Ciudad y se distribuirán más de 2000 carteles DIN A3.

Reducir una reivindicación a pintar bancos y cosificar la demanda de igualdad de derechos en el sexo, tengas vagina o pene es además de muy mal gusto, ir en contra del propio espíritu de la reivindicación, que persigue la reivindicaciónd e unos derechos, no la cosificación de si tienes pene o vagina y la reducción de todo esto al sexo.

Este dinero debería de utilizarse en fomentar campañas educativas para luchar contra la discriminación sexual, contra la homofobia y contra el bullyng escolar por tener una diferente opción sexual.