Bonig: “Puig prima el sectarismo y la ideología en detrimento de la salud de los valencianos y hoy la Sanidad pública está colapsada”

La Presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha advertido hoy de que el Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, “ha premiado el sectarismo y la ideología en detrimento de la salud de los valencianos y eso ha provocado que hoy tengamos la Sanidad pública colapsada”.

Bonig se ha referido de esta manera durante la visita que ha realizado esta mañana junto al presidente del PP de la provincia de Alicante, José Ciscar, al Hospital del Vinalopó “un modelo público de gestión de la Sanidad”. En este contexto, ha denunciado que “PSPV y Compromís estén cuestionando una fórmula exitosa por cuestiones ideológicas, una fórmula que está muy implantada y es muy defendida en comunidades como Andalucía”.

Así, Bonig ha señalado que “en un momento en el que las listas de espera se han disparado y la gestión está tan cuestionada por decisiones nefastas” lo que hay que hacer es “reforzar y ensalzar este modelo”.

Puig y Sánchez “están desaparecidos” ha señalado porque “se preocupan de otras cosas diferentes a lo que le preocupan los valencianos, como las listas de espera, que son el segundo problema de los ciudadanos”. En este contexto, ha recordado que en la Comunitat hay 66.488 valencianos esperando ser atendidos, 8.500 más que el último año del PP lo que demuestra que “cuando gobierna la izquierda se gestiona peor”.

Por eso, ha añadido, el PP acabará con las listas de espera de manera que reconoceremos por ley el derecho de los pacientes a un tiempo máximo de espera transcurrido el cual el paciente podrá acudir a cualquier centro concertado por la Generalitat a coste cero. Libertad absoluta”.

La situación de la Sanidad, ha añadido, es un “caos como se ha demostrado en la atención primaria, donde la falta de planificación ha provocado la saturación de los centros.

Centros como el del Vinalopó “donde las listas de espera son más bajas que el resto de hospitales públicos, que cumple con las ratios, y donde se hace una buena gestión”.

Bonig ha señalado que Puig “quiere acabar con esa buena gestión por mero sectarismo”.

Así, ha señalado que los hechos lo demuestran ya que, la reversión del Hospital de la Ribera está en entredicho.

“Hoy sabemos que se investiga la compra de material en La Ribera un 70% más caro, hoy sabemos que hay recortes en la cartera de servicios y la gente de La Ribera se tiene que marchar a Valencia para ser atendida; sabemos que es mentira cuando decían que el sistema era más caro y hay informes de la Sindicatura donde se dice que este modelo supone un ahorro de 42 millones de euros para las arcas públicas”, ha sañalado. “Es un modelo eficaz eficiente y satisfactorio para los usuarios. Lo que los pacientes quieren es la calidad en la prestación sanitaria, no quien se la da”.

Actualmente, ha añadido, “el Hospital de La Ribera no se sabe qué va a pasar con el personal; hay 400 contratados más y una mala prestación de los servicios, dicho por la propia gerente”.

Así, la presidenta del PPCV ha señalado que “no hay ni un solo centro ni hospital nuevo en la Comunitat Valenciana en cuatro años. Este hospital es tan público como cualquier otro”. En este sentido, ha mostrado su preocupación porque el PPSV “asuma estas tesis cuando son ellos los que impulsaron y apoyaron este sistema que es rentable y eficaz”.