Los MIR vuelven a manifestarse ante la Generalitat Valenciana porque Sanitat no quiere negociar con ellos

Lo que parecía un conflicto de no muy difícil resolución va camino de convertirse en un problema que se enquiste. Así, los MIR vuelven a manifestarse ante la Generalitat Valenciana porque Sanitat no quiere negociar con ellos.

El entorno de Ana Barceló no quiere negociar con los médicos MIR, no reconoce al Comité de huelga y por tanto no quiere negociar directamente con la Asociación MIR España.

Por ello, los MIR han vuelto a salir a las Calles del Centro de Valencia, donde cerca de 1.000 personas se han congregado por cuarta vez para exigir soluciones y pedir el cese de Barceló

La propia Consellera en repetidas ocasiones no es que haya estado muy dialogante precisamente con estos médicos residentes. Ha pasado Consellería desde negar el problema a intentar reventar directamente la Huelga y las movilizaciones convocadas. Así, fuentes de la Consellería negaban incluso la huelga, a la que incluso manifestaron que es «ilegal».

Muchos altos cargos, de la lucha callejera han pasado a desacreditar a los manifestantes, ¡cómo hemos cambiado!

Extraña que auqellos que durante años han estado criticando que a las personas hay que escucharlas, aquellos qeu criticaban que las autoridades han de escuchar a su pueblo, ahora hagan justo lo contrario. Cuando tienen oportunidad de demostrar transparencia y escuchar a las personas, transmiten opacidad absoluta y además denigran a quien osa manifestarse en su contra.

Muchos han pasado de las manifestaciones callejeras y del mundo sindical a desacreditar a los que se manifiestan ahora y a criticar incluso a los trabajadores. Cuando son otros los que se quejan de tu gestión, eso cortocircuita las neuronas de muchos dirigentes que no entienden que las necesidades no han cambiado, pero que muchos de ellos, una vez en el poder, han cambiado radicalmente sus posturas.

Ana Barceló y su equipo y su doble lenguaje

Mientras hablan de reversiones sanitarias para que la Sanidad pública sea la dominante, realizan «externalizaciones» de servicios. También hablan de sanidad de calidad y luego parece que las condiciones según denuncian la mayoría de los colectivos sanitarios son muy precarias.

La mayoría de sanitarios según la propia Consellería se deben de quejar de vicio, porque atendiendo a las notas de prensa, tienen los salarios más altos, las mayores vacaciones, y las mejores condiciones laborales. Una descripción que para casi el 100% de los sanitarios deben corrsponder a otro país, porque aquí, son justo las contrarias según denuncian.

Un diálogo de besugos donde cuando una de las partes niega la mayor, se cierra en bando y esconde la cabeza, es imposible cualquier negociación.

Un problema más para Chimo Puig y su gabinete que ya están tomando cartas en el asunto ante la inacción de Sanitat

Chimo Puig y el Gabinete de Presidencia han tenido que ponerse directamente manos a la obra con éste y otros asuntos. Ya han trascendido de una Consellería de Sanitat cuyo rumbo se perdió hace meses, si es que alguna vez lo ha tenido. Parece que el crucero por el que creía que sería su paso por la Consellería de Sanitat, Ana Barceló se ha convertido en una tempestad que más bien es una pesadilla. Siguen sin actuar, y sin gestionar las crisis, más allá de parchear y una política de improvisación absoluta.

Un mando sanitario, el de Ana Barceló que está sin rumbo y descabezado, ante una Consellería que ni informa, ni atiende, y directamente donde parece cada uno va a la suya.

Chimo Puig va a tener que tomar al fin una determinación porque directamente esta Consellería no funciona en absoluto, y los problemas al final llaman a las puertas del Palau de la Generalitat porque las puertas de Sanitat siguen cerradas y selladas.