Beatriz Gascó, ha señalado hoy que “PSPV y Compromís quieren un sistema educativo politizado, mediocre y sin libertad” algo que “debemos frenar antes de que sea demasiado tarde, sino, será irreversible”.

La portavoz se ha referido de esta manera a la decisión de los grupos que sustentan el Botànic de tumbar el 99,7% de las enmiendas educativas presentadas por el PP encaminadas a proteger la libertad educativa, fomentar un plurilingüismo real y evitar la imposición lingüística en las aulas. “Esta es la manera que tienen de imponer su modelo único y su hoja de ruta”.

Rechazo a las medidas que impulsan el inglés

Beatriz Gascó ha señalado que el Consell ha engañado a los valencianos con un “falso plurilingüismo” “lo único que perseguían es imponer el “valenciano”, les prometieron aprender inglés pero con la ley de la estafa lingüística que encorseta este idioma no se puede conseguir, y con este presupuesto, tampoco”.

Así, ha denunciado que PSPV y Compromís hayan rechazado propuestas del PP para promocionar intercambios de alumnos con otros países donde se hable otro idoma; la subvención a los centros para que se fomente el inglés en el ámbito educativo; la creación de una cátedra de metodologías innovadoras para el aprendizaje de lenguas extranjeras; becas de 2 millones para que estudiantes de Secundaria puedan estudiar en el extranjero o proyectos experimentales donde el 80% del currículo se imparta en inglés.

Gascó ha advertido que esta “cascada de rechazos” demuestra que el Botànic no pretende es fomentar el inglés sino fomentar el valenciano, por eso presentamos enmiendas, que “persiguen que el inglés sea una realidad y no una excusa para imponer un modelo lingüístico que ha resultado un engaño”.

Beatriz Gascó “La apuesta del Botànic es la mediocridad”

Así, ha señalado que este sentido Puig y Oltra “siguen los mismos pasos que se siguieron en Cataluña, la misma estrategia” por ello, el PP ha trabajado en 303 enmiendas para que “no se cometan los mismos errores, para tomar medidas antes de que fuera demasiado tarde”.

Por eso, llama la atención que el Consell se oponga a las enmiendas para que haya un grupo de inspectores específicos que supervise los materiales de texto y curriculares con el fin de asegurar que se adaptan a la Constitución y al Estatuto; o la creación de un grupo de inspectores para que la política saliera de las aulas, pero han dicho que no por motivos claros, “no quieren que nadie saque a relucir la verdad de lo que está pasando con su imposición educativa”.

Según ha explicado, el Consell huye del inglés pero también del éxito y del talento, por eso el PP presentó un grupo de enmiendas para plantear una alternativa y fomentar ambos valores. “PSPV y Compromís consiguen arrebatar a nuestros alumnos cualquier posibilidad de destacar y crecer en el talento porque la apuesta del Botànic es la mediocridad”.

Conciertos

En relación a los conciertos educativos, Beatriz Gascó ha lamentado que PSPV y Compromís hayan rechazado la libertad de las familias ya que han rechazado las enmiendas para que no supriman unidades mientras exista demanda por parte de las familias, algo “de un sentido común aplastante”; para que las familias puedan educar a sus hijos conforme a sus convicciones y “la izquierda no se encargue todos los días de imponerle la suyas”, y para que se respeten los derechos fundamentales de las familias y “recuperen lo que nunca deberían haber perdido: la libertad”.

Un sistema politizado donde no existe derecho a pensar o el derecho a elegir la lengua en la que se quiera educar a los hijos

“Es lamentable que todos los años las familias tengan el corazón en un puño porque no sabe si van a ser afectadas por el recorte de unidades concertadas, porque a Puig le da exactamente igual lo que puedan hacer para evitarlo”. Así, ha señalado que “200.000 familias salieron a la calle y a Puig, le dio igual, el TSJCV tumbo el Decreto de conciertos y a Puig, le dio igual, los centros a los que se les había suprimido ganaron el recurso y a Puig le ha dado igual. Las familias valencianas no tienen nada que hacer, Puig le ha dado la espalda”.

El Consell, ha añadido, “apuesta por un sistema educativo alejado de la pluralidad y el progreso, un sistema politizado donde no existe derecho a pensar o el derecho a elegir la lengua en la que se quiera educar a los hijos y las consecuencias las pagaran los más jóvenes. Nadie se puede quedar con los brazos cruzados”.