Sigue el culebrón de Maritimo-Ayora de Valencia

Las obras que siguen a pesar de “estar paralizadas”

Malestar vecinal en aumento por las continuas mentiras desde el Ayuntamiento

El culebrón del verano sigue para los vecinos de Maritim-Ayora. El problema para el consistorio municipal de Valencia es que el malestar vecinal va “in crescendo”. Ven cada día como las obras del centro de inmigrantes siguen avanzando a muy buen ritmo. El ayuntamiento, mientras, anuncia en prensa a bombo y platillo su paralización. Una mentira más que añadir a las que la concejala de Valencia en Comu Neus Fábregas y su asesora Mireia Biosca están contando este verano.

Un polémico viaje de Neus Fábregas a extremo oriente, su único haber

La concejala de migración tiene en su haber un viaje a La franja de Gaza, en la que tuvo problemas diplomáticos con Israel. Un viaje que anunció como “oficial”. Un viaje por el que en el pasado pleno del mes de julio se ausentó y no causó pocos problemas al Ayuntamiento. de hecho, se tuvo que retorcer tan al máximo el reglamento, que muchos dudan que fuese legal lo que se autorizó. Esta concejala estuvo con un portátil desde su viaje conectada por Skype al alcalde con otro ordenador portátil en el pleno. Una situación casi de risa, anecdótica.

El momento más intenso fue cuando se presentó una moción por ella misma que tuvo que defender y “leer” una compañera de Podemos, dada su ausencia. Las preguntas de la oposición fueron ” al aire”. Incluso una edil del PP preguntó al Secretario Municipal si se dirigía al “culo del ordenador” o “al aire”, pero no obtuvo respuesta.

Una concejala que parece querer justificar su concejalía y su función

Parece que esta concejala quiere imponer este centro como su haber en la legislatura. Ya que en el más de un año que lleva en el cargo, no se le conocen demasiados quehaceres. Parece que este proyecto es la justificación a su trabajo, o al menos da esa impresión. tanto por sus prisas, sus argumentos y su opacidad.

Los vecinos al final saben por los medios de comunicación que allí se va a hacer algo, y ven obras todos los días, pero NADIE les ha informado de nada. De hecho la propia Asociación de Vecinos va “ciega” en el asunto, porque no tiene tampoco demasiada información al respecto.

Las reacciones políticas no se han hecho esperar.

El PP solicitó un informe a la Consellería que hablara de “la desafección del centro escolar” para cambiar su uso. Un informe inexistente por lo que el fin de semana solicitó la paralización de las obras.

Ciudadanos, de la mano de Fernando Giner, el martes con casi idénticas palabras solicitó una nueva ubicación. También exigió que se “dialogue con los vecinos”. Aludiendo al informe inexistente que hacía referencia el PP.

El tripartito sin postura oficial. tan solo anunció que las obras estaban paralizadas

obras que siguen a buen ritmo a pesar del anuncio de su paralización

El tripartito ni se pronuncia al respecto, deben de seguir de vacaciones o no les interesa el asunto. De hecho a los vecinos por vías extraoficiales se les ha comunicado desde Valencia en Comu su malestar. Se ha filtrado que han citado a UN SOLO representante por escalera de la plaza. También  al presidente de la asociación de vecinos a una reunión para “pactar” el próximo día 6 de septiembre en la sede de la Asociación de Vecinos de Ayora. Los vecinos están molestos porque parece no pueden acudir a la reunión individualmente, y carecen de cualquier información.

AVANT advierte de los peligros diarios

Por su parte AVANT ha filtrado unas fotografías en las que denuncia los continuos peligros que se generan por las obras. Especialmente por la presencia de menores por las tardes a la hora que se van los obreros en el patio. Un patio que valla media plaza con una verja metálica de poco más de 1,70m. El problema es que el gran volumen de sacos se acumulan en dicho patio, donde los menores juegan a pelota. Sacos con escombros y restos de hierros, maderas, planchas metálicas, incluso tuberías . La zona posterior del centro, está hormigonada y llena de socavones. Tiene árboles con ramas de gran tamaño rotas y suspendidas en el aire. Con lo que nadie deja a sus hijos acceder a esa zona, así que tan sólo queda ese trozo para jugar. También advierten de cableado colgando y con cajas a la interperie a 1,50m que no se sabe si tienen electricidad.