La Universitat Popular del Ayuntamiento de Valencia vuelve a dejar tirados a los alumnos de Dolçaina un año más. Volviendo a faltar a su compromiso de programar esta actividad que hace dos años dejó a mitad por la marcha de un profesor.

Las quejas de los alumnos y en el propio consejo rector se solventaron con un cursillo express de varias jornadas, pero en la programación vuelve a faltar esta actividad nuevamente. Faltando tanto la concejala del área como la Directora de la Universitata Popular a su compromiso. De nuevo faltan al respeto a los alumnos y a la Cultura Valenciana.

La excusa nuevamente será la falta de formadores en este área ya que asguraba ya hace dos años la Directora Gemma Flors. Ha tenido tiempo suficiente en dos años de solventar este problema, pero parece que la falta total de voluntad de solventar este problema ha perjudicado al alumnado y a la Cultura Valenciana nuevamente.

Falta de respuesta al alumnado

Hace ahora un año el alumnado se quejó vía registro de entrada, y todavía siguen esperando una respuesta del Consistorio Municipal y del organismo autónomo dependiente del Ayuntamiento de Valencia, una respuesta que nunca llegó. Se enteraron por prensa de la convocatoria de un mini curso express, de la que ni siquiera los antiguos alumnos que habían solicitado por escrito este curso fueron informados.

De nuevo se demuestra el nulo interés por la formación real y por el apoyo a la Cultura Valenciana que tiene tanto la directora Gemma Flors como el propio Consistorio Municipal que una vez da la espalda a su alumnado.