La EMT Valencia y Grezzi engañan a los valencianos

No es verdad que desde esta semana uno pueda llevar a su mascota en los buses de la EMT. A no ser que tenga un caniche o un perro inferior a los 7-8kg y completamente fibrado.

El compromiso electoral de Compromís del 2015 esconde demasiada letra pequeña que ha encendido a los defensores de los animales en las redes sociales.

Limitaciones de peso a 15kg pero en un trasportín tan diminuto que sólo cabe un animal de 8kg.

Las limitaciones son tales, que se puede dar situaciones de surrealismo absoluto. No nos imaginamos a un conductor de la EMT con un metro en la mano para medir las medidas del transportín ni con una báscula portátil para poder comprobar el peso que sea inferior a 15kg.

Los animales gorditos son discriminados por el Ayuntamiento de Valencia. Grezzi cosifica a los animales.

45cmx 35cm x 25cm y siempre que la suma de las tres medidas no exceda de 105cm. Una medida copiada de la compañía Iberia donde admiten que con esas medidas sólo caben animales de máximo 8kg de peso. Discriminando y marginando a los animales por su peso. Cosificando las medidas que han de tener a unas medidas estéticas y propias de quién discrimina a quién está por encima de su peso. Grezzi discrimina a los peludos «gorditos», tanto que habla de igualdad.

Los animales pagarán billete pero no tendrán derechos

El precio de la tarjeta son de 5€ y tiene una validez de dos años. Es una tarjeta recargable y por tanto los animales han de abonar el precio del billete. Se vulneran por tanto los derechos de los animales ya que en la normativa se expresa claramente que “no podrán ocupar asiento”. Deberá el trasportín estar en el regazo del dueño o colocado en el suelo entre las piernas del propietario.

Responsabilidad absoluta de los conductores

La EMT Valencia carga la responsabilidad de decisión absoluta si molestan a otros usuarios o tienen alguna duda, ante el conductor del convoy. Ello a pesar de haber abonado billete. Esto es una auténtica tomadura de pelo. Una medida anunciada y prometida pero irreal en la práctica y que deja a un alto porcentaje de animales fuera de toda posibilidad de ir junto a su dueño en la EMT.

Otra vez Compromís decepciona

De nuevo Compromís y en especial Grezzi hace política espectáculo de titular fácil pero vacía de contenido. Otra promesa tirada a la basura que se une a una larga lista de incumplimientos sistemáticos y de falsos anuncios cargados de excesiva letra pequeña.