Desarticulan una trama dedicada a la receptación de oro y joyas robadas

Joyas sustraídas en la operación policialJoyas sustraídas en la operación policial

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en la Comunitat Valenciana una trama dedicada a la receptación de oro y joyas procedentes de delitos patrimoniales tras la detención de 13 personas, según ha informado la Jefatura Superior de Policía.

Asimismo, se han registrado varios domicilios en Sagunt, Castellón y Valencia donde se ha intervenido gran cantidad de alhajas. El cabecilla de esta organización aprovechaba su negocio de compraventa de oro para adquirir importantes cantidades de este metal procedente de robos a un precio muy inferior al del mercado. Posteriormente y aprovechando el flujo de joyas legales se trasladaba el oro ilícito hasta Madrid para ser fundido.

A finales del mes de mayo arrancó esta investigación, cuando agentes destinados en Sagunt tuvieron constancia de que diversos delincuentes habituales de la zona estaban entregando el oro sustraído a un hombre que regentaba una joyería en dicha localidad y que carecía además de autorización para la compraventa de metales preciosos. Esta persona manejaba semanalmente unas cantidades medias de oro muy superiores a las de las empresas legales, adquiriéndolo por un valor muy inferior al del mercado. Ya iniciadas estas primeras pesquisas los policías averiguaron que esta persona se desplazaba hasta la localidad de Valencia, donde hacía entrega de los lotes a otras dos personas, padre e hijastro, que trabajaban en un establecimiento similar al otro, pero esta vez con licencia de compraventa.

En este local se simultaneaba la actividad legal de compra de metales preciosos con la ilícita. Los dos responsables adquirían importantes cantidades a terceros, sin dar cuenta de ello a las autoridades competentes encargadas del control. Una vez lograban reunir un lote importante, el hijastro lo trasladaba hasta una fundición situada en Paracuellos del Jarama (Madrid), llegando a realizar dos o más viajes a la semana.

Por otra parte, un hombre afincado en Castellón era el principal encargado de recibir efectos sustraídos en la zona. Posteriormente entregaba las joyas y el oro a los dueños de la joyería valenciana a cambio de efectivo, logrando alcanzar algunas semanas los 9.000 euros.

Finalmente, los agentes pertenecientes a las distintas localidades implicadas se coordinaron para interceptar a los diferentes implicados en esta trama. La investigación ha culminado con la detención de 13 personas, seis de ellas en Sagunt, cuatro en Castellón, dos en Valencia y uno en Madrid.

Los arrestados están acusados de receptación y robo, por ser los presuntos responsables de tres robos en viviendas de las localidades valencianas de Sagunt y Canals, así como de la compraventa de las joyas sustraídas en dichos asaltos. Los agentes han registrado también en Sagunt, Castellón, Valencia y Madrid cinco domicilios y tres establecimientos comerciales dedicados al comercio de oro. Durante la investigación han sido incautados más de 800 gramos de oro, en parte proveniente de los tres delitos contra el patrimonio. Las investigaciones han sido desarrolladas por agentes de la Comisaría General de Policía Judicial, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia y de la Brigada Local de Policía Judicial de Sagunt.