Nunca podré olvidar la imagen de aquel hombre sencillo que llega a su casa, con su ropa de trabajo,  una tarde de viernes y ve todos los andurriales llenos de periodistas, cámaras y ertzainas. Le preguntaron: «Es ud. familia de Miguel Angel». «Qué ha pasado? Dios, no. Que ha pasado?». Era Miguel Blanco.

El padre del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco asesinado por ETA en julio de 1997, ha fallecido esta tarde en Vitoria.

Convertido en un símbolo de la lucha contra el terrorismo, sobrecogedor fue el momento en que, al final de la segunda vista del juicio por el crimen de su hijo, se levantó e increpó al exconcejal de HB en Eibar Ibón Muñoa que había acogido en su casa a los autores de los disparos, lo que fue recibido con un fuerte aplauso.

Este miércoles, en el concierto homenaje de la Fundación Víctimas del Terrorismo que preside la hermana de Miguel Ángel, Marimar Blanco, y con el que cada año conmemora el 11-M, estaba previsto un discurso que no pudo pronunciarse por la suspensión del acto a raíz de la pandemia del coronavirus. Era el de la vicepresidenta de la organización, Ángeles Pedraza, en el que mencionaba que el padre «ingresado en Vitoria, atraviesa un momento muy delicado de salud, y por eso hoy -decía- no puede acompañarnos».

Miguel Blanco

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha enviado un fuerte abrazo a toda la familia “en estos tristes momentos”.

“Me acaban de informar del fallecimiento de Miguel Blanco, padre de mi compañero asesinado por los criminales de ETA, Miguel Angel Blanco y de mi compañera y amiga Mari Mar Blanco.. Desde mi profunda tristeza y cariño le deseo que descanse en paz está buenísima persona y amigo”, ha señalado por su parte Carlos Iturgaiz, candidato del PP a las elecciones vascas del próximo 5 de abril.