El premio Pulitzer aguarda con optimismo la cumbre climática que comienza en Madrid el 2 de diciembre

«Si Trump pierde las elecciones de 2020, Estados Unidos volverá a entrar en el Acuerdo de París», manifiesta

El cambio climático es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el mundo y la humanidad, que no son pocos. Una amenaza definitiva, que admite pocos matices, y que no podía escapar al escrutinio profundo del ensayista estadounidense Jared Diamond, cuyo último libro, Crisis (publicado en español por la editorial Debate), se centra precisamente en momentos críticos y en cómo afrontarlos.

Diamond, que obtuvo el premio Pulitzer en 1997 por su libro Armas, gérmenes y acero; aguarda con optimismo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) que comenzará en Madrid el próximo 2 de diciembre, aunque sabe que es solo un paso más en un largo camino de final incierto. «De esta cumbre no va a salir la solución definitiva a los problemas medioambientales del planeta», expresa a RTVE.es, «pero yo espero que se avance, puesto que todos los países del mundo se van a reunir y parece que hay un deseo de ir hacia adelante».

«La buena noticia es que se avanzará. La mala, es que no será la solución definitiva a los problemas climáticos del mundo, que por su dificultad llevará mucho más tiempo resolver», añade.

Esperanza en el Acuerdo de París

Sobre el Acuerdo de París suscrito en diciembre de 2015, que deslumbró por su unánime ambición pero después de cuatro años ha comenzado a evidenciar sus fisuras, también lanza un mensaje esperanzador. Jared Diamond cree que la lógica de la gravedad del problema acabará imponiéndose.

«Espero que se cumplan estos objetivos del Acuerdo de París, y creo que hay muchas posibilidades de que así sea«, declara al respecto, «hay muchas cosas que van a motivar a la gente a trabajar en esa dirección».

Para ilustrar su afirmación, el ensayista pone como ejemplo tres casos relacionados con su vida personal: «el pasado verano fue extremadamente cálido en Europa, y una de mis amigas alemanas no pudo ir a trabajar a la oficina porque no tenían aire acondicionado y hacía demasiado calor. Acabo de llegar de Japón, donde recientemente ha habido los dos tifones más fuertes de su historia reciente. Yo vivo en Los Angeles, en Estados Unidos, y allí se han producido grandes incendios cerca de mi casa, a solo tres kilómetros, debido a la sequía y los vientos de California».

«Son muchas cosas malas en todo el mundo que van a obligar a que la gente trabaje en esta dirección», resume.

Retirada de Estados Unidos

Diamond lamenta la retirada del Gobierno de su país, Estados Unidos, del Acuerdo de París, aunque confía en que, tarde o temprano, las aguas volverán a su cauce. «Ha sido un paso atrás, pero Trump no es la solución definitiva de Estados Unidos. Tenemos elecciones en 2020, y si Trump pierde, Estados Unidos volverá a entrar en este acuerdo», dice. «La retirada de Trump no supone la última palabra en este asunto».

Los objetivos climáticos marcados por la ONU establecen que el aumento de la temperatura media del planeta en 2100 no debe superar los 2ºC con respecto a los niveles preindustriales; aunque matiza que los esfuerzos deben encaminarse hacia un incremento medio menor: 1,5 ºC. Hay que tener en cuenta que en este sentido cada décima de diferencia tiene una gran importancia.

Pero este mismo mes, un panel con algunos de los científicos climáticos más importantes del mundo encendieron todas las alarmas al hacer público algo que ya se sospechaba: que los gobiernos debían pisar el acelerador a fondo para evitar el desastre planetario.

Aumento de las emisiones

Su devastador informe evidenciaba que casi el 75% de las 184 promesas climáticas hechas en virtud del Acuerdo de París destinadas a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero son inadecuadas para frenar el calentamiento global, y que algunos de los mayores emisores del mundo continuarán aumentando las emisiones, impulsados por el crecimiento económico.

«Lo único que puedo decir es que cada vez hay más gente, más países que se esfuerzan para resolver el problema climático, aunque por otro lado cada vez hay un mayor número de consumidores«, opina al respecto Jared Diamond. «Estamos en una carrera entre la esperanza y la destrucción».

«No puedo predecir lo que hará la gente, pero creo que estamos ante una buena oportunidad para solucionar los problemas climáticos del mundo», concluye el ensayista estadounidense.