La Consellera de Sanidad, Montón: “Un buen sistema sanitario público es una potente fuerza motriz económica y un instrumento de cohesión social”

Montón: "Un buen sistema sanitario público es una potente fuerza motriz económica y un instrumento de cohesión social"Montón: "Un buen sistema sanitario público es una potente fuerza motriz económica y un instrumento de cohesión social"

La consellera de Sanidad ha intervenido en el desayuno informativo Executive Forum, donde ha defendido la sanidad pública “como garantía de derechos”

“Fortalecer la sanidad pública pasa por priorizar el gasto sanitario, gestionar de manera eficiente, mejorar las infraestructuras y aumentar los recursos humanos”

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, ha asegurado en Madrid que “un buen sistema sanitario público es una potente fuerza motriz económica y social que aporta valor económico a un territorio” y ha añadido que la sanidad pública es “la inversión más importante de los últimos 40 años en España y estamos obligados a protegerla”.

Además, ha declarado que entiende que “el sistema sanitario como un instrumento de cohesión social, de garantía de derechos, de equidad, de lucha contra la desigualdad. Y esto solo es factible desde lo público”.

Montón ha intervenido en el desayuno informativo Executive Forum, desde donde ha afirmado que la sanidad pública es sostenible, es sinónimo de calidad, y representa la defensa del estado de bienestar.

La consellera ha recordado que, en la Comunitat Valenciana, “donde antes había recortes, exclusión y privatización, hoy se está a la vanguardia de la garantía de derechos sanitarios y defensa de lo público, gracias a un gobierno que pone el foco en las personas”.

“La sanidad pública nos ha costado mucho conseguirla, no se debe sacrificar el sector público con la tentación del negocio”, ha explicado en referencia a la apuesta por la gestión directa y el fin del llamado modelo Alzira.

En este punto ha anunciado que, tras la reversión, con el fin del contrato de concesión con la empresa privada en abril del 2018, los profesionales del Hospital de Alzira seguirán en sus puestos de trabajo y los usuarios tendrán la misma cartera de servicios. “La diferencia es que se podrá tener una mejor planificación asistencial por parte de la Conselleria y se eliminará de la ecuación el beneficio empresarial que, a través de la gestión indirecta escapa del sistema sanitario público”.

En palabras de la consellera, que ha subrayado que el Gobierno valenciano “no entiende el derecho a la asistencia sanitaria integral como motivo de negocio”, la defensa de lo público no debe entenderse como un ataque a lo privado, que debe ser “un complemento de lo público, nunca un sustituto”.

Fortalecer la sanidad pública

Montón ha recordado algunas de las medidas adoptadas en la Comunitat Valenciana que certifican el cambio de modelo hacia la recuperación de derechos y la defensa de lo público como la universalidad de la asistencia sanitaria, con 21.000 personas que han accedido a una atención sanitaria integral, las ayudas frente al copago farmacéutico y ortoprotésico, de las que se han beneficiado uno de cada cinco valencianos, o la extensión de los nuevos tratamientos a todos los pacientes afectados de hepatitis C, una medida a la que han accedido 11.000 personas.

Pero sobre todo ha puesto el acento en el fortalecimiento de la sanidad pública a través de cuatro ejes de actuación: priorizar el gasto sanitario en los presupuestos de la Generalitat, gestionar de manera más eficiente, mejorar las infraestructuras y los equipamientos y aumentar los recursos humanos.

Ha recordado en este punto los más de 6.000 millones de euros de presupuesto de este año, el más alto de la historia de la Comunitat Valenciana, el ahorro que se ha ido consolidando a través de la eficiencia energética, las compras centralizadas y el control de concesiones y conciertos, los 359 millones de euros destinados a mejorar los espacios sanitarios y sus equipos, o las más de 18.000 nuevas plazas de Oferta Pública de Empleo que se van a convocar en la legislatura después de 9 años sin oferta.

La consellera ha asegurado, no obstante que “por muy eficientes que seamos, la sanidad pública valenciana necesita una financiación justa”. Y ha recordado, entre otros agravios, la deuda de 390 millones del Gobierno central con la sanidad valenciana del Fondo de Garantía Sanitaria, o los 27 millones de los tratamientos de la hepatitis C, todavía pendientes desde 2015.

Montón ha lamentado en este punto la negativa a convocar un Consejo Interterritorial de Salud para debatir en exclusiva la falta de recursos y ha reivindicado una financiación adecuada “porque sumada al esfuerzo presupuestario y a la eficiencia de la gestión conformaría sin duda un sistema sanitario público y de mayor calidad”.

Retos de futuro

Carmen Montón ha dado algunos apuntes sobre cómo orientar la sanidad pública de cara a los retos del futuro, y se ha referido a la importancia de la prevención, la proactividad, la acción comunitaria y el empoderamiento del paciente, “basada en los cuidados de Enfermería y la Atención Primaria, que al final de la legislatura llegará al 20% del presupuesto”.

La titular de Sanidad ha abordado la atención a la cronicidad y ha recordado la Estrategia para la Atención al Daños Cerebral Adquirido, la primera de estas características en España.

Ha mencionado igualmente la humanización y el anteproyecto de ley que permitirá en el próximo año que el paciente pueda planificar el proceso final de su vida. “Ojalá la Ministra de Sanidad entienda que las normas autonómicas sobre cuidados paliativos necesitan con urgencia afrontar un reto mayor como es la regulación de la eutanasia en el marco de su competencia estatal”, ha reclamado.

La consellera ha puesto también al acento en el Plan de Prevención del Suicidio y Manejo de la Conducta Suicida, pionero en España o las medidas que se están adoptando desde su departamento en la lucha contra la violencia machista a través del cribado universal de violencia de género o del protocolo de actuación frente a la mutilación genital femenina.

“Medidas, todas ellas, encaminadas a que hoy, la sanidad pública valenciana sea más justa, más solidaria, más humana, más eficiente, más cercana y más preocupada por la igualdad”, en palabras de Montón.