Especialistas del Hospital La Fe destacan la importancia de la formación ante la atención urgente de traumatismos pediátricos

Especialistas del Hospital La Fe destacan la importancia de la formación ante la atención urgente de traumatismos pediátricosEspecialistas del Hospital La Fe destacan la importancia de la formación ante la atención urgente de traumatismos pediátricos

Más de 500 profesionales hospitalarios y extrahospitalarios han recibido formación específica en la atención de menores accidentados

El 30% del total de urgencias infantiles atendidas en La Fe corresponden a accidentes en la calle, el hogar o la escuela

Casi un tercio (30%) de las visitas urgentes pediátricas atendidas en el Hospital Universitari i Politècnic La Fe son provocadas por accidentes producidos en la calle, el hogar, la escuela o zonas de ocio. Así, los efectos más comunes que estos accidentes provocan son las heridas, las contusiones, las abrasiones, los esguinces y las fracturas. La gran mayoría son traumatismos leves, aunque también se atendieron traumas graves. Los accidentes siguen siendo uno de los principales problemas de salud en la infancia y se estima que por cada paciente que fallece se generan hasta 160 ingresos hospitalarios y 2.600 visitas a Urgencias.

Como señala el jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica, Vicente Ibáñez, “se ha producido en nuestro entorno un cambio de patrón en los accidentes, ya que los producidos casualmente, como caídas de bicicleta o en zonas de juego, ya superan a los accidentes de tráfico como primera causa de ingreso en las unidades de cuidados intensivos pediátricos por lesiones graves. La principal consecuencia es que las niñas y los niños son atendidos en primera instancia en centros de baja complejidad, donde los profesionales se exponen a una patología potencialmente grave, pero con la que tienen contacto esporádico”.

De aquí la importancia de la formación, ya que los cursos de simulación permiten a cada profesional mantenerse entrenado en la atención a este tipo de pacientes, aunque se trate de casos poco frecuentes. Esta relación entre la formación de profesionales de la salud y la atención pediátrica en procesos de trauma se ha publicado en la revista Anales de Pediatría, bajo el título “Calidad asistencial en la atención inicial al trauma pediátrico”, cuyos autores son el doctor Vicente Ibáñez, cirujano pediátrico, y la doctora Rut Pérez, especialista en Anestesiología en la UCI Pediátrica, ambos del Hospital La Fe.

El curso de Atención Inicial al Trauma Pediátrico se imparte desde 2004 y se han formado, hasta hoy, más de 500 profesionales sanitarios, tanto de Medicina como de Enfermería. Durante la fase presencial del curso, además de un repaso de la teoría, se imparten diversas estaciones prácticas que abarcan la totalidad de acciones y decisiones a seguir en este tipo de pacientes, como el manejo de vía aérea, la canalización de vías periféricas, el tratamiento de lesiones con riesgo inminente de muerte, la colocación del collarín cervical e inmovilización para su traslado, interpretación de imágenes radiológicas, extricación y categorización y triaje de pacientes. Además de la formación individual, se evalúa el desempeño en grupo en simulación de atención en accidentes de múltiples víctimas.

“Es un hecho bien conocido que los programas de formación mediante simulación constituyen una herramienta muy útil para la adquisición de habilidades y rutinas que serían muy difíciles de alcanzar en aquellos procesos de baja prevalencia y alta mortalidad, como es el caso de la enfermedad por trauma. Nuestros datos revelan que en los últimos años los hospitales de baja complejidad son los principales responsables de la atención de estos pacientes, posiblemente como consecuencia de la disminución de los accidentes de tráfico, por lo que cualquier profesional que atienda a población pediátrica puede verse expuesto a un caso de este tipo”, ha señalado el doctor Vicente Ibáñez.