El cáncer de mama deja detrás un largo periplo médico que a veces acaba en intervenciones muy agresivas, que afectan de manera determinante a quienes lo sufren. La expresión máxima es la mastectomía, la extirpación de alguno de los pechos, que tiene sobre las mujeres unas consecuencias demoledoras.

        Cáncer de mama. Reconstrucción pecho

 

Más del 80% de los casos más agresivos se llegan a curar frente al restante 20% de casos para los que no hay tratamiento efectivo. El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre la población femenina, afectando a una de cada 10 mujeres españolas a lo largo de su vida.

Tras una operación, muchas veces se reconstruyen las mamas, pero sin pezón ni aureola, lo que afecta muy negativamente a la imagen de las pacientes.

En este punto es donde entran en juego los tatuadores de pezones, que les devuelven a estas mujeres la esperanza y la confianza en su propia imagen, porque el cáncer no sólo devasta su salud, sino su autoestima.

RNE se ha metido en el Estudio de Tatuajes de Leo Millares, de Soul Tatoo, y ha podido ser testigo de como se tatúa a Paqui, una mujer que ha perdido un pecho. Junto con la reconstrucción de la mama, Leo vuelve a pegar con una precisión de relojero, las piezas de su vida.