La cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud incluirá por primera vez un medicamento para dejar de fumar

La cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud incluirá por primera vez un medicamento para dejar de fumar.

Podrá ser recetado tras un nuevo protocolo en los centros de asistencia primaria y del que el Ministerio de Sanidad calcula que se podrán beneficiar, de entrada, unas 70.000 personas.

Así lo ha avanzado la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, que esta semana ha pasado por Nueva York para asistir a las diferentes cumbres sobre sanidad universal y clima que se han celebrado en torno a la 74 sesión de la Asamblea General de la ONU.

Hasta ahora, en España sólo alguna comunidad como Navarra había subvencionado tratamientos de deshabituación de tabaquismo.

El Ministerio, con esta decisión, da ahora un paso al frente y abordará a nivel nacional esta adicción, que provoca unas 50.000 muerte anuales en el país, con la subvención del principio activo de la Vareniclina, cuya marca comercial de referencia es ‘Champix’.

La ministra detalló que su Ministerio llevará la Vareniclina a la próxima comisión interministerial de precios, que se celebra mañana lunes, en el último paso para que sea posible su financiación como medicamento para la deshabituación de tabaco.

«Es cuestión ya de semanas que entre en la cartera de servicios», subrayó Carcedo, quien recordó que los médicos de la atención primaria tendrán un protocolo de prescripción de los pacientes en tratamiento y orientación médica para la deshabituación del tabaquismo.

Cigarrillos electrónicos y vapeadores

La ministra Carcedo, que acaba de impulsar una campaña de publicidad en contra del consumo de todo tipo de productos del tabaco, está preocupada también con los efectos del consumo de cigarrillos electrónicos y vapeadores.

«Lo que nos encontramos con estos nuevos productos del vapeo es que no estamos solo ante un daño a medio y largo plazo, como con el tabaco tradicional», advierte Carcedo.

Neumonias y epidemias

Ante las noticias que llegan desde Estados Unidos, donde las autoridades han declarado una «epidemia» por los e-cigs, que están provocando neumonías severas e incluso fallecimientos entre la población joven, la solución queda claro que no es tal.