10 claves para planificar viajes en familia

Viajar en FamiliaViajar en Familia

Viajar en familia nunca es sencillo, pero no se puede negar que se trata de una de las mejores experiencias de las que se puede disfrutar a lo largo de la vida. Significa el momento ideal de unir lazos con los seres queridos y de crear recuerdos que perdurarán con el paso de los años, fortaleciendo las relaciones entre los distintos miembros de la familia. Por eso lo que sí resulta importante es tener en cuenta una serie de claves que ayudarán a planificar este tipo de viajes con las mayores garantías en las que se pueda imaginar.

1.    Piensa en todo

Antes de comenzar a preparar la maleta, a ver qué ropa tienen los niños disponible o a pensar cómo lo haremos para que alguien venga a casa a regar las plantas, hay que pensar en todo. Lo que más puede ayudar en este tipo de proceso es la planificación correcta y ordenada de todo aquello que necesitemos. Por eso, antes de levantarte y ponerte a hacer cosas, haz una lista mental o escríbela en un papel y síguela después a rajatabla. Es la mejor forma en que te asegurarás de que nada saldrá mal, porque ya se sabe que cuando nos ponemos nerviosos es cuando cometemos errores o nos olvidamos de cosas importantes.

2.    Dale importancia a la comodidad

A veces viajar significa llegar al lugar de destino y entonces comenzar las vacaciones. Pero en ese caso estamos olvidando de que las vacaciones se inician justo en el momento en el que cerramos la puerta de casa. El viaje, ya sea que lo realicemos en coche, tren o avión, también forma parte de las vacaciones. Por eso es importante que optemos por un método de transporte cómodo y no solo por el cual nos permita ahorrar más dinero. Si podemos viajar en tren y evitar la carretera, será recomendable e incluso nos aportará una dosis extra de seguridad.

3.    Viajes para todos

Viajar con niños significa pensar en planes que puedan satisfacer a todos los miembros del grupo. Antes de salir de viaje busca en Internet lugares que puedan gustar también a los más pequeños y equilibra las salidas turísticas para que todo el mundo esté feliz. Al tener a los niños contentos te evitarás muchos dolores de cabeza y seguro que los padres también lo pasáis muy bien.

4.    Organiza el botiquín

Aunque de producirse algún tipo de urgencia siempre es posible ir a un hospital o ambulatorio, es preferible viajar al menos con un botiquín que permita salir del paso de problemas menores. Por ejemplo, para curar la herida que se produzca por una caída. Llevar un botiquín de viaje no ocupa mucho espacio y puede ser muy útil.

5.    Proteger a los cabezas de familia

Unas vacaciones son un tiempo de relajación y diversión, pero la adversidad es impredecible. Nunca se puede saber cuándo puede ocurrir algo inesperado que haga que alguno de los cónyuges fallezca. Quizá es un accidente de coche o una caída desgraciada en la montaña. En todos los casos es importante tener en cuenta lo fundamental que resulta tener un seguro de vida que se ocupe de cubrir a la familia por si algo inesperado llegase a ocurrir.

6.    Olvida el trabajo

Antes de salir de casa también es conveniente dejar todos los asuntos del trabajo cerrados para que durante el viaje no haya de qué preocuparse. Se puede optar por una medida extrema como apagar el móvil, pero para estar totalmente relajados lo mejor es dejarlo todo hecho y que así no haya nada que lamentar a la vuelta.

7.    Una buena comunicación

Los distintos miembros de la familia se tienen que comunicar cuando emprendemos un viaje. Eso es algo clave, puesto que evitará decepciones y discusiones. No es recomendable que cada persona del grupo tenga unas ideas en su cabeza sobre lo que hará al llegar al destino, sobre todo si hay adolescentes en la familia. Es mejor hablarlo tranquilamente y llegar a un consenso sobre lo que se hará en los días de las vacaciones.

8.    Simplificar al máximo

Aunque alquilar apartamentos y un tipo de entorno doméstico es algo que está teniendo mucho interés en los últimos años, para unas verdaderas vacaciones se siguen recomendando más los hoteles y lugares donde la familia pueda desconectar de cualquier tipo de responsabilidad. No hay que cocinar, ni limpiar ni hacer ningún otro tipo de tarea similar como las que se hacen en casa.

9.    Busca tarifas de grupo

En el proceso de planificación de las vacaciones en familia se recomienda no elegir la primera oferta que se encuentre para el viaje deseado. En la red hay muchas propuestas y es posible, con un poco de paciencia e investigación, encontrar promociones que garanticen un alto volumen de ahorro.

10.  Una dosis de información

¿Hay un destino que le gusta a toda la familia pero no sabéis mucho del mismo? Internet es la respuesta. En la red hay cientos de guías, vídeos, fotos y experiencias de otras personas que ya han hecho ese viaje y que os pueden servir como guía y base para disfrutar de la mejor experiencia.