Tribunal de las Aguas: quinto aniversario como Patrimonio Unesco

El Tribunal de las Aguas de Valencia ha organizado para este jueves una jornada con diversos actos para conmemorar el quinto aniversario de su designación como Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco. Así, ha presentado un vídeo conmemorativo y se ha inaugurado una exposición permanente sobre el tribunal en el vestíbulo de la Casa Vestuario.

Además, se ha ofrecido una representación de los otros dos patrimonios reconocidos por la Unesco: el Misterio de Elx y la Festa de la Mare de Déu de la Salut d’Algemesí, cuyos representantes, el alcalde de Algemesí, Vicent Ramón García Mont, y el presidente del Misteri d’Elx, Fernando García Pomares, quienes han recibido la Medalla del Tribunal como muestra de agradecimiento y reconocimiento de los síndicos por su labor de apoyo hacia esta institución.

La jornada ha comenzado a las 9.30 horas en el Palacio de Colomina, con la proyección del vídeo conmemorativo en cuya elaboración ha colaborado el Área de Cultura de la Diputación Provincial de Valencia.

Posteriormente, a las 10.30 horas se ha inaugurado la exposición permanente sobre el Tribunal de las Aguas en el vestíbulo de la Casa Vestuario, que incluye material audiovisual y elementos iconográficos del propio Tribunal, como son las sillas en las que se sientan los Síndicos, el ‘corralet’ o el gancho que porta el alguacil.

Finalmente, a las 12.00 horas se ha celebrado la sesión pública del Tribunal de las Aguas y la entrega de la Medalla de la Institución al alcalde de Algemesí, Vicent Ramón García Mont, y el presidente del Misteri d’Elx, Fernando García Pomares.

La Alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha participado, junto al Delegado del Gobierno, Serafín Castellano, en la sesión del Tribunal de las Aguas de Valencia celebrada en la Puerta de los Apóstoles, junto a los Concejales del Ayuntamiento de Valencia Ma Irene Beneyto, Ma Àngels Ramón-Llin, Vicente Aleixandre, Silvestre Senent y Consol Castillo.

La sesión del Tribunal de las Aguas, en la que la alcaldesa Rita Barberá ha ocupado un sillón junto al Presidente Enrique Aguilar y el resto de los síndicos, y en la que no ha habido litigios por dirimir, ha estado precedida por la interpretación de Cant d’Estil.

Al finalizar este acto, que ha sido también de hermanamiento entre Valencia, Elx y Algemesí, la Alcaldesa Rita Barberá ha destacado que la valenciana es la comunidad española que tiene más tradiciones y celebraciones incluidas en ese prestigioso listado de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad creado por la UNESCO, y que esos reconocimientos podrían verse ampliados en el futuro con el otorgado a las Fallas de Valencia.

En este evento festivo ha habido una representación de el “Ball dels Bastonets” y el “Ball dels Tornejants”, y posteriormente se han interpretado algunas de las piezas más representativas del Misteri d’Elx, como el Quartet Aracel.li y el Gloria, por parte de cantantes adultos y niños de este drama sacro-lírico-religioso que recrea la Asunción y Coronación de la Virgen María.

PATRIMONIO DE LA UNESCO

En su designación al Tribunal de las Aguas en 2009, la UNESCO reconocía a la institución como “una institución jurídica consuetudinaria de gestión del agua cuyos orígenes se remontan a la época de Al-Andalus (siglos IX-XIII)”. Sus miembros “gozan de gran autoridad y respeto, son elegidos democráticamente y resuelven los litigios mediante un procedimiento oral caracterizado por su celeridad, transparencia e imparcialidad… integrado por ocho síndicos elegidos que representan a nueve comunidades de regantes con un total de 11.691 miembros”, señala también la UNESCO.

Por su parte, El Misteri d’Elx fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2001, “por ser un drama musical sagrado que se ha representado sin interrupción desde mediados del siglo XV y constituye un testimonio vivo del teatro religioso europeo, medieval y de la devoción a la Virgen”.

Mientras que la Festa de la Mare de Déu de la Salut d’Algemesí fue declarada Patrimonio Inmaterial en el año 2011, por “su valor cultural, que pasa de generación en generación, su dimensión ritual, festiva y de participación comunitaria de la fiesta, ritual cuyo origen se remonta al siglo XIII”.