Ayer fue detenido el ex-prófugo de la justicia Carles Puigdemont, ex-presidente de la Generalitat de Cataluña, tras cuatro años fugado desde otoño de 2017. Después del referéndum ilegal independentista y de la más que fugaz Declaración de Independencia de Cataluña.

La tarde de ayer jueves se disponía a participar en un acto público en Cerdeña cuando la policía italiana lo detuvo en virtud de la euroórden de deteción todavía vigente.

El Parlamento Europeo decidió levantar la inmunidad a Puigdemont  el pasado marzo, mientras que  Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) tenía dudas, pero finalmente el pasado 30 de ulio desestimó la petición del prófugo Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín de suspender el levantamiento de su inmunidad como eurodiputados. Todo ello al considerar que no existía riesgo de que sean detenidos en el ejercicio de sus funciones como miembros del Parlamento Europeo. Ya que no acuden tampoco a ejercer sus funciones como tales.

Así, hoy Carles Puigdemont pasará a disposición judicial y deberá responder ante el juez. Por su parte el Tribunal Supremo reclamará la extradición a España inmediata y el abogado de Puigdemont habla «de error judicial» y ah pedido la suspensiónd e la detención.

Protestas en Barcelona

A primera hora de la mañana, y tal como se ha conocido la detención, el mundo independentista se ha lanzado a las calles de Barcelona y ha cortado la Avenida Diagonal.

Pilar Rahola se une a las protestas y ocupa las calles, junto a líderes del independentismo como la ANC

La Presidenta del Parlament de Cataluña advierte a als auoridades españolas y a la justicia europea. Advierte además que el gobierno español no cumple las decisioens de los tribuanles europeos.

Las protestas en Barcelona se centran ante el Consulado de Italia para presioanr al Estado Italiano de ue suelte a Puigdemont. Los parlamentarios de JUnts per Catalunya se unen a las protestas del mundo independentista.

Algunos de los políticos que fueron encarcelados y han sido agraciados con le indulto, muestran su apoyo a Puigdemont, como Jordi Turull, que no muestra ni un ápice de arrepentimiento, condición sine quanum para el indulto.

Moncloa a pie cambiado

Esta detención ha cogido por sorpresa a La Moncloa y tira por tierra toda sus estrategia de acercamiento en la mesa negociadora entre el Estado y Cataluña. Ahora cabe ver si la legalidad vigente será cuestionada. Atropellada nuevamente en este Estado donde ya se sabe que todos no somos iguales. Donde si robas una tarjeta para poder comer vas a la cárcel, si gastas millones en una consulta ilegal, incentivas la violencia callejera y socavas la legalidad constitucional, se te indulta.