Parte de la campaña de estas elecciones generales del 28A se va a trasladar a las redes sociales. Por eso va a ser necesario, más que nunca, estar alerta de lo que ocurre en el mundo digital. Pararelamente a los mítines, debates y demás actos de campaña del «mundo real», las redes sociales van a ser un factor más que podría condicionar el voto de los ciudadanos, sobre todo, entre los indecisos y los que optan por el “voto de castigo”. En estos comicios partidos y líderes de cualquier color van a intensificar la campaña en el mundo digital.

«No hay una red social donde no puedan estar los partidos porque en todas y cada una hay gente a la que quieran llegar”, asegura la directora académica del Máster en Comunicación y Marketing Político de la UNIR, Asunción Gálvez. Comparte su opinión la profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, Sílvia Martínez Martínez, que matiza: «Si no tienen recursos suficientes, es mejor priorizar”.

¿En qué redes sociales se mueven los partidos?

En estas elecciones, los expertos apuntan a que los partidos políticos van a diversificar sus estrategias e innovarán en plataformas como Instagram, que cada vez tiene más adeptos. En realidad, es la red que más ha crecido en 2018, según el último informe de la Asociación de la Comunicación Digital en España y la plataforma con mayor cuota de interacciones con un 75,43%, durante el último mes, además de la más usada entre los más jóvenes: un 40% entre 16 y 30 años.

Facebook y Twitter seguirán jugando un papel importante, pero cada vez de manera más segmentada. El 48% de los españoles lee, busca, comparte y comenta noticias a través de Facebook a lo largo de la semana, según el estudio Digital News Report 2018, aunque los expertos pronostican que estará en el punto de mira como plataforma para informarse “por los escándalos de privacidad y protección de datos” y la propagación de bulos durante las campañas electorales de Trump, en Estados Unidos; de Jail Bolsonaro, en Brasil; o la del referéndum del Bréxit.

“Facebook sigue siendo la preferida para los internautas y para los partidos es muy útil por la masa de usuarios que tienen. Sin embargo, Twitter gusta por la capacidad de reacción. Luego, el contenido, se desarrolla en otros canales”, aclara Martínez.

Para evitar esa crisis de reputación y la expansión de bulos en su red, Facebook ha lanzado unas semanas antes un programa de fact-cheking de datos con la colaboración de verificadores externos como la web Maldita.es, Newtral y con la agencia de noticias, AFP.

Durante una visita relámpago en Madrid para supervisar el proyecto, Informe Semanal entrevistó a la responsable de la integridad de las noticias en Facebook, Tessa Lyons, quien confirmó que la empresa está haciendo esfuerzos por evitar las fake news. «En los últimos años, hemos invertido no sólo contra las noticias falsas, sino también eliminando cuentas y cualquier contenidos o cuenta que viole nuestras normas. Además, estamos reduciendo la propagación de información falsa, las tácticas como el clickbait y estamos dando más información a la gente», detalla Lyons.

En la entrevista, Lyons avanzó algunos de las acciones en los próximos comicios: «Vamos a hacer más en las próximas elecciones. Por ejemplo, vamos a implantar u sistema para hacer más transparente la publicidad de contenido político y estamos montando centros operativos que nos permitirán monitorizar y detectar en tiempo real cualquier tipo de amenaza o abuso para poder actuar de manera inmediata y prevenir que ocurra en nuestros productos».

Lyons resaltó que algunas políticas que han aplicado ya han dado sus primeros frutos: «Hemos comprobado que cuando calificamos una historia como falsa, su difusión se reduce en un 80%. Hemos hecho progresos, pero sabemos que hay mucho más trabajo que hacer y que no podemos hacerlo solos». Además, la responsable de Facebook insta a trabajar codo con codo con las instituciones implicadas en la lucha contra las fake news: «Tenemos que trabajar estrechamente con verificadores independientes, con gobiernos y con la sociedad civil porque el desafío de la desinformación nos afecta a todos«.

La mensajería privada, otra plataforma que irrumpe

Los expertos creen que la “gran batalla” en la campaña electoral se desplazará a las plataformas de conversación privadas, como WhatsApp y Messenger. Ahí, dicen los expertos en redes, es donde está la difusión de noticias que buscan una viralidad más agresiva.

La profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, Sílvia Martínez va más allá y no descarta que puedan aparecer nuevos métodos o plataformas como bots que ya se probaron en las elecciones españolas de 2016.

Este tipo de plataforma ha tenido bastante incidencia “por la manera de explicar el mensaje y de pedir al usuario/simpatizante que haga difusión, que contribuya con el partido político”, explica.

Los contenidos favoritos para estar informador durante la campaña auguran que será el vídeo y la «televisión social», la que emite por redes sociales. Además, los contenidos más compartidos serán los memes, gifs y cualquier lenguaje nuevo.