El sondeo apunta a unos resultados discretos del bloque de derechas, que podría estar justificado en cierto grado de desmovilización de los votantes conservadores tras no haber podido obtener la victoria ni en las generales ni en las autonómicas. Así, el sondeo indica que el PP encabezado por María José Català se quedaría con entre 8 y 10 concejales (igual o hasta 2 menos que en 2015- y un 26,12% del apoyo, 1 punto por encima o por debajo del cosechado entonces.

El único consuelo para los populares sería que su situación no sería aprovechada por el candidato de Ciudadanos, Fernando Giner, dado que la encuesta refleja entre un estancamiento en el 15% del voto y una baja hasta el 12% con una horquilla de entre cinco y 3 ediles, un resultado con cierto sabor a fracaso al no conseguir, ya no la Alcaldía, sino tampoco superar al PP para liderar la oposición ya que pasaría a ser la cuarta fuerza y quedaría cerca de Vox.

En cuanto a Vox, la encuesta revela un cierto enfriamiento de esta formación para las elecciones municipales y apunta a que superarían el 9,3 % con apuros, pero teniendo seguro el 8,5% que le daría entre 2 y 3 concejales.
María José Catalá, se defiende en los sondeos
María José Catalá, se defiende en los sondeos

Otros sondeos dicen cosas parecidas, pero no iguales.

Compromís ganaría las elecciones del 26 de mayo en la ciudad de Valencia, con entre 9 y 11 escaños, el PSOE sería el segundo más votado, con entre 6 y 8 ediles, y Unides Podem lograría entre 3 y 4, con lo que se podría reeditar el Govern de La Nau.

Según el barómetro preelectoral del CIS conocido este jueves, tanto el PP como Ciudadanos lograrían entre 6 y 7 concejales cada uno y Vox entraría en el Ayuntamiento de Valencia con uno o dos ediles, con lo que la izquierda sumaría entre 18 y 23 concejales de los 33 que conforman el Consistorio, y las derechas entre 13 y 15.

La encuesta del CIS para conocer los resultados electorales del 26M en Valencia se ha realizado sobre una muestra de 479 personas entre los pasados 21 de marzo y 23 de abril, antes de celebrarse los comicios generales en toda España y los autonómicos en la Comunitat Valenciana.

Los resultados del sondeo del CIS precisan que en la próxima cita electoral, sumando voto más simpatía, Compromís lograría para el Ayuntamiento de Valencia el 25,7 por ciento de los votos; el PSPV-PSOE, el 17,7 por ciento, y el PP, el 14,4 por ciento. Asimismo, Ciudadanos, obtendría el 11,9 por ciento; Unides Podem-Esquerra Unida, el 6,7 por ciento, y Vox, el 3,3 por ciento.

Por lo que se refiere a la intención de voto de los vecinos de la capital valenciana para el 26M, el macrobarómetro del CIS ofrece como resultado las mismas posiciones. Así, Compromís se seguiría situando como primera fuerza con un 24 por ciento; el PSPV-PSOE como segunda, con un 13,6 por ciento, y el PP como tercera, con un 11,1 por ciento.

En este caso, Ciudadanos aparece de nuevo en cuarta posición, con un 8,8 por ciento; Unides Podem-Esquerra Unida en quinto puesto, con un 5 por ciento, y Vox en sexto, con un 3,3 por ciento.

El sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas señala también que preguntados por si piensan ir a votar en las próximas elecciones municipales, el 88,1 por ciento de los votantes de Valencia afirma que lo hará con toda seguridad, mientras que el 4,8 dice que probablemente sí y el 1,5, probablemente no. A estos se suma un 4 por ciento que responde que no acudirá a las urnas con toda seguridad y un 1,7 por ciento que aún no lo tiene decidido.

Por otro lado, preguntados por si ya tienen decidido su voto, la mayoría de los electores de Valencia indica que sí, frente a un 27,9 por ciento que apunta que no; un 0,2 por ciento que no sabe y un 2,2 por ciento que no contesta.

Los resultados de 2015

En las últimas elecciones municipales, las de 2015, de los 33 concejales que conforman la corporación local del Ayuntamiento de Valencia, el PP, como fuerza más votada entonces, consiguió diez; Compromís, nueve; Ciudadanos, seis; el PSPV-PSOE, cinco, y Valencia en Comú (en la que se incluía Podemos), tres.

Tras aquellas elecciones el pacto entre Compromís, PSPV-PSOE y València en Comú dio el gobierno local a estas tres formaciones, con Joan Ribó a la cabeza como primer edil. El PP perdió el ejecutivo municipal tras 24 años al frente.