La campaña para las segundas elecciones generales en menos de seis meses ha concluido con los principales candidatos a la Presidencia del Gobierno clausurando sus caravanas repartidos entre Madrid y Barcelona, una manera de escenificar por última vez los ejes entre los que ha discurrido la discusión política en los últimos días: el bloqueo político de las instituciones y la crisis en Cataluña por el independentismo y las protestas tras la sentencia del ‘procés’.

El otro denominador común han sido las llamadas a la movilización, el «último esfuerzo» a los votantes propios apelando en todos los casos al voto útil y en muchos al temor al bloque de enfrente, para arañar todos los apoyos posibles ante unas urnas cuyo resultado vuelve a ser incierto, y bajo el temor de que sea menos aclaratorio que el del 28 de abril.

Se ha citado el miedo al ascenso de Vox -que podría doblar sus 24 escaños- desde el PSOE, pero también el PP, para unificar el voto de la derecha en torno a Pablo Casado, mientras Unidas Podemos busca alejar la posibilidad de un entendimiento entre PSOE, PP y acaso Ciudadanos, el cual trata sobre todo de despejar la desconfianza de sus propios electores.

Sánchez: el PSOE, «la esperanza de Cataluña y España»

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en el mitin de cierre de campaña en Barcelona.
El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en el mitin de cierre de campaña en Barcelona

El candidato a la reelección, el socialista Pedro Sánchez, ha cerrado la campaña en Barcelona reivindicando a los socialistas como «la esperanza de Cataluña y España» y ha ofrecido su proyecto como el de «la convivencia y las soluciones».

«El próximo domingo, Cataluña se va a teñir de rojo», ha dicho el candidato en referencia al voto a los socialistas, en un acto en el Pabellón Textil en La Fira, ante 3.500 personas, subrayando que es «el único presidente que cierra una campaña electoral en Barcelona».

A pocos metros del espacio donde Sánchez daba su último mitin, un centenar de personas convocadas por los llamados CDR protestaron por su presencia en Cataluña.

«Aquí está la Cataluña de la convivencia, no de la confrontación, la Cataluña de las soluciones», ha señalado ante su público, al que ha pedido «un esfuerzo más» para acabar con la ultraderecha y los extremismos independentistas y «romper el muro del bloqueo» entre las que son, según Sánchez, las dos únicas opciones: votar al PSOE «para que haya Gobierno» o «a cualquier otra formación para impedir que haya un gobierno progresista».

Sánchez se ha comprometido formar gobierno en diciembre si es elegido en las urnas ante quienes proponen ilegalizar partidos -en referencia a una propuesta de Vox en Madrid apoyada por PP y por Cs-, y se ha comprometido a «tipificar en el Código Penal los delitos de odio de las dictaduras, de los totalitarismos y del fascismo» y a ilegalizar la Fundación Francisco Franco.

Casado apela a los votantes de Cs, Vox y PSOE para «echar a Sánchez de la Moncloa»

Pablo Casado ha cerrado la campaña del PP en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid.
Pablo Casado ha cerrado la campaña del PP en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid.

El PP ha cerrado la campaña en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid, y su candidato, Pablo Casado, ha hecho una nueva llamada al «voto urgente, necesario y unido» -su manera de no decir ‘voto útil’- y ha pedido el apoyo de los votantes de Ciudadanos, de Vox e incluso el «voto prestado» a los socialistas a los que les «duele España» con el fin de «echar a Pedro Sánchez de la Moncloa», porque, a su juicio, están en juego «el orden constitucional y la continuidad histórica de la nación española”, dice que está en “empate técnico” con el PSOE para ganar las elecciones. “voto prestado” a votantes del PSOE

«Si tengo un escaño más que Pedro Sánchez, me presentaré a la investidura», ha asegurado Casado, que ha augurado que «el bloqueo va a seguir si no se cambia a Sánchez, un náufrago a la deriva.

Su gobierno es el Titanic, con una orquesta tocando engaños y mentiras. Su tabla de salvación son los votos de Ciudadanos y Vox», ha continuado la metáfora, mientras que el PP es «el bote salvavidas de España, que puede acabar con este naufragio que puede acabar con nuestra prosperidad y nuestra estabilidad política».

Rivera, a lo Obama: «Sí, se puede» y «huele a remontada»

El líder de Cs, Albert Rivera, en su mitin de cierre de campaña en el Palau de Congresos de Cataluña
El líder de Cs, Albert Rivera, en su mitin de cierre de campaña en el Palau de Congresos de Cataluña

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha cerrado su campaña ante más de mil personas en el Palacio de Congresos de Barcelona, ciudad en la que ha coincidido con Pedro Sánchez, para afirmar que, pese a los malos pronósticos para su partido, «el domingo puede haber una sorpresa electoral porque dos puntos más a Ciudadanos son 20 escaños», entre proclamas de «remontada» de sus simpatizantes.

Junto a su número dos, Inés Arrimadas, que ha ensalzado a su líder como «un hombre que sabe lo que es dejarse la piel por España», Rivera ha dicho que «los españoles se merecen sacar a los chorizos ibéricos para colocar a los liberales ibéricos», y que «ser patriota» es «remar en la misma dirección».

Por eso, ha vuelto a insistir en que, si está en la oposición tras el 10N, no contribuirá a un nuevo bloqueo político.

El líder de Cs se ha dicho «harto de líderes políticos que dividen la sociedad». «A mí no me pone tener la tarjeta de visita de presidente del Gobierno, ni dormir en la Moncloa», afirma el candidato que quiere «poner a España por delante de las siglas de Ciudadanos».

Iglesias promete «dejar los reproches atrás» y «tender la mano al PSOE»

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un mitin en Madrid.
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un mitin en Madrid.

«El pueblo unido jamás será vencido» han sido las últimas palabras en campaña del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que ha cerrado la campaña en Madrid arropado por los principales líderes de su partido, incluida la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Junto a ella, Iglesias ha pedido el voto a su coalición para subrayar que «Cataluña puede ser la excusa ideal para hacer un acuerdo con la derecha» del PSOE con el PP y Ciudadanos.

Por eso, ha afirmado que a partir del lunes dejarán «todos los reproches atrás» para «tender mano al PSOE y hacer un Gobierno en el que haya una representación de cada formación política en proporción al peso electoral que tiene».

«La gente sabe perfectamente lo que vamos a hacer nosotros; con nosotros no hay pacto con el PP ni Ciudadanos, hay una apuesta por el diálogo y sobre todo por los derechos sociales», ha dicho un Iglesias que ha defendido que la suya es «la única fuerza política patriota en España» porque entiende que «el patriotismo es la defensa de lo común».

Abascal promete «concordia nacional» y «soluciones drásticas»

Santiago Abascal, junto a Rocío Monasterio, Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros.
Santiago Abascal, junto a Rocío Monasterio, Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros.

Vox ha cerrado la campaña electoral convocando a sus simpatizantes de nuevo en la plaza de Colón de Madrid (20.000 personas, según la organización).

Allí, Santiago Abascal ha prometido «concordia nacional» frente a los «viejos odios»; «abordaje sin titubeos ni complejos al búnker autonómico» como respuesta frente a la «emergencia social» y frente al «desafío constitucional» en Cataluña ha puesto sobre la mesa «soluciones drásticas».

«Si los españoles nos apoyan no nos temblará el pulso para suspender la autonomía, ilegalizar a los partidos separatistas y ordenar la detención del golpista (Quim) Torra».

Rodeado de los principales líderes del partido, Abascal ha subrayado cómo sus rivales en esta campaña «se han puesto muy nerviosos al ver que no somos unos monstruos» y ha pedido el voto para construir una «alternativa patriótica” frente a los “patriotas de hojalata”.

Abascal no ha tenido más actos en el último día, aunque sí otros dirigentes como Javier Ortega Smith, quien en Zamora ha vuelto a crear polémica al insistir en que la violencia de género es una «invención política», y ha pedido diferenciar las causas que motivan los asesinatos por entender que no es lo mismo que sea por odio hacia las mujeres o que exista un problema psiquiátrico o una situación de alcoholismo.

Errejón: «O Más País, o terceras elecciones»

El líder de Más País, Íñigo Errejón, en el cierre de campaña en Madrid junto a la exalcaldesa Manuela Carmena.
El líder de Más País, Íñigo Errejón, en el cierre de campaña en Madrid junto a la exalcaldesa Manuela Carmena.

El candidato de Más País, Íñígo Errejón, ha cerrado la campaña junto a la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y los líderes de Compromís, Mónica Oltra y Joan Baldoví, con los que se presenta en coalición. Errejón ha terminado la campaña planteando una disyuntiva: «O Más País, o terceras elecciones; o Más País, o más decepción; o Más País, o ponerle una autopista a la extrema derecha y al discurso del odio».

Considera que, «si se les vuelve a dejar solos», Pedro Sánchez y Pablo Iglesias «nos llevan a terceras elecciones y el único beneficiario es (Santiago) Abascal», el líder de Vox.

Una reflexión en clave valenciana… Mónica Oltra y Baldovi, en Madrid, cerrando su campaña… Quien os ha visto y quien os ve. Los que tanto bramáis contra en centralismo y reivindicáis la periferia va y caéis en cerrar en Madrid. Y lo valenciano. Y vuestra valencianía. Vaya chasco.