El Gobierno pacta con Podemos un salario mínimo de 900 euros en su acuerdo presupuestario

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han rubricado en la Moncloa el documento del acuerdo presupuestarioPedro Sánchez y Pablo Iglesias han rubricado en la Moncloa el documento del acuerdo presupuestario

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han rubricado en la Moncloa el documento del acuerdo presupuestario

La formación morada también ha impulsado la subida del IRPF para las rentas superiores a 130.000 euros

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros y un aumento de presupuesto para el plan estatal de vivienda con mayor protección a los inquilinos y posibilidad de que los ayuntamientos regulen los precios del alquiler son algunos de las medidas del acuerdo presupuestario (en pdf) entre el Gobierno y Podemos.

El acuerdo que han firmado esta mañana el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, tras una nueva reunión en el Palacio de la Moncloa, incluye también la aprobación de los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles por ley, y mejoras para las ayudas en dependencia.

Uno de los puntos destacados es la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros, aumento que en un principio Podemos exigía que llegara hasta los mil euros, mientras que el Gobierno era partidario de dejarlo en 850. En julio, los agentes sociales ya habían situado el salario mínimo pactado en convenio por encima de mil euros.

Además se ha pactado regular la publicidad de los juegos de azar y las apuestas por internet, de ámbito estatal, con unas restricciones similares a la de los productos del tabaco.

Subida del IRPF a partir de 130.000 euros

Otra medida es subir el IRPF a las rentas más altas a partir de 130.000 euros. Así el Ejecutivo modifica su intención inicial de gravar a las rentas de más de 140.000 euros, al tiempo que Podemos flexibiliza los 120.000 euros de los que partía. El texto también incluye el incremento del 1% del impuesto de patrimonio a las fortunas de más de 10 millones.

Acerca de la financiación local, han pactado que los ayuntamientos puedan utilizar el superávit en sus cuentas para garantizar escuelas infantiles entre 0 y 3 años, según informa TVE.

Entre las medidas que ya había adelantado la ministra de Hacienda, se encuentra el establecimiento de un tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades (18% en el caso de bancos y empresas de hidrocarburos); un impuesto a las transacciones financieras cuya recaudación íntegra financiará la Seguridad Social; otro, del 3%, a las grandes empresas tecnológicas; la reducción del IVA de los artículos de higiene femenina del 10% al 4%; y la subida del impuesto al diésel para equipararlo con la gasolina.

Borrador a Bruselas

El Ejecutivo y la formación de Iglesias llevaban desde el mes de agosto negociando las cuentas públicas y ambas partes preveían tener listo el acuerdo global esta semana, antes de mandar a la Comisión Europea, como tarde el lunes 15 de octubre, las líneas generales del plan presupuestario.

En cuanto a la negociación con otros grupos, la vicepresidenta, Carmen Calvo, ha hablado con la portavoz del Govern, Elsa Artadi, sobre la posición del PDeCAT respecto al acuerdo presupuestario. El encuentro ha sido cordial y ha tenido lugar en la estación de Sants. Además han abordado las comisiones bilaterales ya puestas y la de infraestructuras que está pendiente.

Antes de la reunión en RAC1, Calvo ha avisado al independentismo de que los presupuestos “le vendrán muy bien a Cataluña también” y que, con su voto en el Congreso, “todo el mundo se va a retratar”. Llama a PDeCAT y ERC a apoyar las cuentas “para restaurar todos los estragos que ha sufrido el Estado del bienestar”.