Los cinco consellers de Compromís, encabezados por Mónica Oltra, han votado en contra de la propuesta

“Ahora votaremos como actores de primera fila”, ha remarcado Puig y ha destacado el trabajo “desde el diálogo”

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha decidido adelantar las elecciones autonómicas en la Comunitat Valenciana al 28 de abril, el mismo domingo en que tendrán lugar las elecciones generales, con el rechazo expreso de Compromís, su socio de gobierno durante esta legislatura.

Así lo ha anunciado Puig en una declaración institucional en el Palau de la Generalitat tras la reunión de urgencia del Consell que conforman el PSPV-PSOE, del que es secretario general, y Compromís, contrario a la decisión tomada por el president y cuyos consellers, encabezados por la vicepresidenta Mónica Oltra, no están presentes en el acto ante los medios.

“Ahora votaremos como actores de primera fila”, ha remarcado Puig, quien ha destacado el trabajo realizado “desde el diálogo” y ha agradecido el trabajo llevado a cabo esta legislatura.

Los cuatro consellers de PSPV-PSOE han llegado al Palau de la Generalitat poco después de las 17:00 horas para asistir al pleno extraordinario del Consell apenas un minuto después de que lo hicieran los cinco de Compromís, con la vicepresidenta Mónica Oltra a la cabeza.

“Primera persona en saberlo”

Esta mañana, Puig ha mantenido una reunión con Oltra para tratar sobre el posible adelanto electoral, a la salida de la cual la vicepresidenta ha señalado que Puig le ha confirmado que, cuando decida si se produce el adelanto electoral, será la primera persona en saberlo.

La vicepresidenta valenciana ha asegurado que le ha dado al president su opinión sobre el adelanto, al que se opuso públicamente el pasado viernes, y Puig le ha comentado que quiere “reflexionar” sobre esa opinión.

El presidente de la Generalitat ha suspendido todos los actos oficiales que tenía en su agenda para esta tarde, incluyendo una reunión con la ministra de Hacienda, María Jesús Monterio, cerrada desde hace una semana para tratar asuntos como la reforma del sistema de financiación autonómico.