Ribó lamenta el “maltrato” y la “discriminación” de Valencia en los Presupuestos Generales del Estado

La reforma del despacho de Ribó no superó los 14.000 eurosEl concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo, critica las acusaciones del PP al Ayuntamiento

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha lamentado el “maltrato” y la “discriminación clara y descarada” que esta ciudad, “la tercera de España”, sufre en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016 y ha anunciado que “el Ayuntamiento, como tal”, presentará alegaciones para reclamar inversiones por parte del Ejecutivo central tal y como ha indicado en rueda de prensa.

Asegura que no ve el “crecimiento” que el presidente del Gobierno garantiza con estas cuentas. “Rajoy dice que son unos presupuestos estupendos, pero el Ayuntamiento de Valencia dice que hay recortes de ingresos y que en inversiones ha hecho una destroza absoluta”.

También se ha tratado el tema de los ingresos que la ciudad recibirá a través del Estado fuera de los PGE. Ante esto ha comentado que la previsión es que en 2016 sufran un “llamativo descenso” del 1,95 % que “puede suponer recortes” ya que pasarían de 341.167.000 euros a 334.498.000 euros.

Ribó afirma que “Nosotros no estamos dispuestos a que Valencia sea discriminada de forman tan descarada respecto a otras grandes ciudades. No nos merecemos este castigo. No nos vamos a quedar callados y como Ayuntamiento de Valencia vamos a presentar alegaciones a los Presupuestos Generales del Estado”, y ha precisado que se pretende que sea el consistorio “como tal” y “no el partido tal o cual”.

El alcalde, en su intervención ha descartado que la “evidente discriminación” hacia los valencianos se deba al cambio de gobierno en el Consell y el Ayuntamiento porque según esto ya se había dado en años anteriores, y ha instado a reivindicar “con seriedad y rotundidad”, a dejar de “hacer ruido por hacer ruido” y a “romper la imagen del Levante feliz” para lograr los recursos que se necesitan.

La “grave situación” en la que se ve “la Comunitat” con estos PGE es evidente ya que “cada valenciano recibe menos inversiones per cápita que el resto del Estado, concretamente 61 euros, un 26 % menos en los de 2016. Tras ello, ha subrayado que esa situación tiene “especificidades concretas para la ciudad de Valencia que afectan a todas sus infraestructuras de transporte y culturales”. El PGE para esta ciudad “sólo” contempla en infraestructuras ferroviarias 5 millones de euros para Vara de Quart-Font de Sant Lluís y de esta manera el túnel de Serrería se queda “sin dotación”. A colación se ha referido a los “130 millones a Serrería” y 900 para el Parque Central y la estación definitiva del AVE que Rita Barberá anunció “a bombo y platillo” y ha asegurado que “no existe nada de nada”.

El alcalde ha anunciado que tiene “preconcertada” para “la primera quincena de septiembre” una “entrevista con la ministra de Fomento”, Ana Pastor, para reclamar inversiones en la capital valenciana y abordar “temas fundamentales” que se han de acometer como “el túnel pasante”, y ha calificado de “totalmente escandaloso” que Valencia cuente únicamente con 1 millón de euros para la línea Valencia-Utiel frente a los 900 millones que suman el resto de grandes urbes. Otros contenidos a tratar es la creación de un by-pass para no tener que soportar “el paso continuo de mercancías peligrosas”, y el contrato-programa para el transporte metropolitano, que sigue sin estar contemplado.

Por otro lado, sobre las inversiones ha estimado “ridículos” los 2 millones de euros que destinan al Consorcio Valencia 2007 frente al “déficit de más de 400 millones de euros que tiene y que ha ido creciendo con los años”, y ha defendido que para atender todas las obras en la dársena deberían recibir “el mismo trato que Barcelona con las Olimpiadas o Sevilla y Zaragoza con las expos”.

En el ámbito cultural ha afirmado que frente a los millones destinados a museos de arte moderno, el IVAM reciba sólo 171.000 euros. Y en el ámbito musical ha estimado “totalmente impresentable” que el Palau de les Arts reciba únicamente 500.000 euros frente a los millones del Teatro Real, el Liceo o la Maestranza.