Grupos violentos han intensificado las protestas en el centro de Barcelona, donde han quemado coches, contenedores, maceteros y hasta andamios en los alrededores de la Consejería de Interior, y han lanzado botellas, petardos y piedras con ácido contra la policía, que ha respondido con varias cargas, en la tercera jornada de movilizaciones contra la sentencia del ‘procés’.

Comandos de guerrilla urbana
Comandos de guerrilla urbana

Los disturbios han comenzado en torno a las 21.00 de la noche, poco después de que se disolviera la concentración convocada por los Comités en Defensa de la República (CDR) y que ha movilizado a varios miles de personas -22.000 según la Guardia Urbana- para protestar contra la gestión del conseller de Interior, Miquel Buch, y la actuación policial.

Fuego en el centro de Barcelona

La marcha ha culminado en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad a quienes los manifestantes han arrojado todo tipo de objetos: canicas con tirachinas, adoquines, botellas con ácido, cócteles molotov y hasta han lanzado cohetes contra un helicóptero policial.

Los radicales queman coches y contenedores en el centro de Barcelona

Los radicales queman coches y contenedores en el centro de Barcelona

El incendio más grave se ha localizado entre las calles Roger de Flor y Sicilia, donde algunos vecinos han abandonado sus casas ante el temor de que las llamas de los coches pudieran alcanzar sus edificios, entre ellos un hombre, con su bebé en brazos.

También ha habido preocupación por la proximidad de las llamas a una gasolinera de la zona, lo que ha llevado a un operario a usar una manguera de ese establecimiento para intentar que el fuego no se acercara al lugar.

Los Mossos han pedido no acercarse a la zona de los disturbios y han alertado de que los manifestantes, algunos de ellos con capuchas y la cara tapada, lanzan «piedras y objetos con ácido», mientras camiones de los Bomberos intentan apagar algunas de las múltiples hogueras encendidas en la zona.

En un intento de proteger la conselleria de Interior, situada en la calle Diputación, los Mossos han recurrido a cargas y furgonetas de este cuerpo han recorrido a gran velocidad puntos como la plaza Tetuán para dispersar a los manifestantes.

En total, 32 personas han sido atendidas por los servicios sanitarios en Barcelona de las 51 que han resultados heridas en toda Cataluña.

Tras un paréntesis en los enfrentamientos, que se han producido en céntricas avenidas y calles de Barcelona como la Gran Vía o el paseo de Sant Joan, la Policía Nacional también ha participado en cargas y esta vez con pelotas de gomas y gases lacrimógenos.

Algunos manifestantes han usado un contenedor de obra y han desmontado un andamio y arrancado señales de tráfico para usarlos en las barricadas y hogueras que han organizado en la calle, que han impregnado de olor a quemado el Eixample de Barcelona.

Ver imagen en Twitter

Gritos y papel higiénico contra los Mossos

Los enfrentamientos se han producido cuando la concentración convocada a las 19.00 de la tarde en la confluencia de la Gran Via con la calle Marina, hasta entonces pacífica, se ha trasladado frente al departamento de Interior.

Miles de jóvenes se había congregado bajo el lema ‘Que se’n vagin’ (Que se vayan) con papel higiénico, que han lanzado al aire porque, dicen, «hay mucha mierda por limpiar» en Cataluña.

Ataviados con banderas independentistas, gritaron consignas a favor de la libertad de los presos independentistas y en contra de la «represión» y las cargas policiales.

Además del habitual «las calles serán siempre nuestras», los CDR también clamaron contra el conseller de Interior, Miquel Buch, que ha defendido la actuación de los Mossos al tiempo que ha evitado condenar la violencia en las protestas, aunque sí se ha referido a los violentos como «grupos incitadores».

Destrozas en Barcelona
Destrozas en Barcelona

Un manifestantes atropellado en Tarragona

Las mismas imágenes de disturbios se han repetido en las otras grandes ciudades catalanas.

En Tarragona, alrededor de 2.000 manifestantes se han enfrentado a la policía en Tarragona con lanzamiento de objetos y quema de contenedores tras haber recorrido las principales calles de la ciudad. ​

Un manifestante ha resultado herido al ser embestido por un vehículo policial y ha sido trasladada al hospital.

Según informa Daniel Giménez, de RNE, un grupo de violentos ha quemado contenedores y ha lanzado bolas de pintura, botellas y bengalas contra los antidisturbios, que han respondido disparando proyectiles de foam en los alrededores de la subdelegación de gobierno y en las cercanías del edificio central de Correos.

En Lleida, los choques han tenido lugar en la Subdelegación del Gobierno cuando los manifestantes han tratado de romper el cordón policial.

En el Pont Vell de Lleida también se han escuchado petardos, disparos y se han hecho más visibles las barricadas.