El PSPV se opone a la desimputación de Alfonso Grau

Alfonso Grau, Rita BarberáAlfonso Grau, exvicealcalde del Ayuntamiento de Valencia

El PSPV ha presentado un escrito al juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca en el que manifiesta su oposición al sobreseimiento de la imputación del vicealcalde de Valencia y presidente de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), Alfonso Grau, en el caso Nóos, tal y como solicitó su defensa, y rechaza también que se tome nuevamente declaración a los miembros del patronato de la entidad por ser una diligencia “innecesaria, impertinente y dilatoria de la instrucción”.

Así consta en las alegaciones formuladas por el grupo municipal socialista después de que la defensa de Grau solicitara el archivo de su imputación en el caso al considerar un “absoluto sinsentido” pretender que su patrocinado votó por los demás miembros de la Fundación a favor de la organización de los llamados Valencia Summit y que les entró “un ataque de enajenación mental transitoria” y una “cesión de voluntades”.

En su escrito, el abogado de Grau consideraba un “absoluto disparate” que alguien diga, “por mucho pánico escénico del que pueda ser víctima en determinados momentos”, que las decisiones las tomaba sólo él, cuando de los cien votos que se emiten en los distintos acuerdos a Grau le corresponde una cuota de participación del 17 por ciento.

La letrada de los socialistas considera que ese escrito es “un cúmulo de subjetividades e incorrecciones técnicas” y se presentan argumentos que “bien poco tienen de jurídicos” sacando a colación “cuestiones completamente extraprocesales que la representación del señor Grau intenta introducir en el presente debate procesal y que nada tienen que ver con los hechos objeto del procedimiento”.

Además, insiste en contra del criterio de la defensa, en que la FTVCB “se nutre exclusivamente de fondos públicos del Ayuntamiento de Valencia” y es una fundación de carácter público que, por tanto, debe ser fiscalizada.

También se opone a la práctica de nuevas pruebas, a raíz de la petición de la defensa de Grau de que se tome de nuevo declaración a los patronos de la fundación al considerar la letrada que “las mismas se desarrollaron sin incidente alguno que pudiera alterar el ánimo de los patronos” y estos declararon “en un ambiente tranquilo y sus manifestaciones fueron expresadas con absoluta libertad”. “La letrada que suscribe no vislumbró siquiera los inicios de un posible ataque de pánico o desmayo en ninguno de los quince patronos”, agrega.

Así, manifiesta que “otra cosa es que contaran la realidad tal y como era y eso no sea muy favorable a la representación del señor Grau” pero “cuesta aceptar que quince personas entraron a su vez en un estado de enajenación mental transitorio” y las declaraciones se manifestaron “sin ningún tipo de contaminación o coacción”.