El PSOE logra dar un vuelco en el mapa electoral del Senado, dominado desde mediados de los años 90 por el Partido Popular, al hacerse con 123 senadores electos de los 208 que se elegían este domingo en las elecciones generales. Con la suma de los 18 parlamentarios nombrados por designación autonómica, la formación liderada por Pedro Sánchez alcanza los 141 escaños en una Cámara en la que la mayoría absoluta está en 134, aunque tendrá que ratificar esa mayoría en las elecciones del 26M.

Con el 98,08% escrutado, el Partido Popular de Pablo Casado deja de ser la primera fuerza en el Senado, donde contaba con una amplísima mayoría absoluta: pasa de 130 senadores a 55.

El tercer partido con más senadores electos en las elecciones de este domingo es ERC, con 11, seguido del PNV con 9. Navarra Suma (UPN-PP-Cs) obtendría tres senadores; Ciudadanos, Junts (PDeCAT), Coalición Canaria (CC) y Coalición Por Melilla (CpM)  dos cada uno, y cierran Bildu y Agrupación Socialista de la Gomera (ASG), con uno cada uno.

Podemos y sus marcas se desploman en el Senado y se quedan sin los 16 senadores que obtuvieron en las elecciones de 2016.

Vox no logra entrar en la Cámara Alta, pese a haber superado el 10% de los votos en las elecciones generales, y se queda con el único senador autonómico por Andalucía que ya tenía.

La mayoría absoluta está en 133 senadores

En las elecciones del 28A se renueva el 80% del Senado, figura clave para reformar la Constitución, para una posible aplicación del artículo 155 en Cataluña o para determinar el techo de gasto con el que se elaboran los Presupuestos Generales del Estado.

Los ciudadanos han votado a 208 de los 266 senadores, en listas abiertas, a diferencia de las listas cerradas del Congreso. Los 58 restantes los designan los parlamentos autonómicos: 35 saldrán de las elecciones del 26 de mayo y las de las valencianas, y los otros 23 proceden de Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco, que ya celebraron sus elecciones regionales y mantienen a sus senadores.

En la legislatura que arranca, el número de senadores será de 265 y no de 266 como hasta ahora, ya que la Comunidad Valenciana ha perdido población y, por tanto, un senador autonómico. La mayoría absoluta está en 133 senadores.

Tras las elecciones de este domingo, y a expensas de los cambios que suscitarán los comicios autonómicos en el cupo de senadores autonómicos, el Senado queda con 140 senadores del PSOE y 74 del PP, 13 de ERC, 10 del PNV, 9 de Ciudadanos, 6 de Unidos Podemos, 3 de Navarra Más, 4 de Junts per Catalunya, 2 de CC, 2 de EH-Bildu, uno de Compromís, otro de Vox y otro de la Agrupación Socialista Gomera.

La composición del Senado irá variando

Durante los próximos tres meses la composición del Senado irá variando casi a diario y puede que también lo hagan los bloques. Lo que sí es seguro es que cuando se constituya el nuevo Senado el 21 de mayo no estarán los parlamentarios de Cantabria y Navarra, y puede que tampoco lo estén los dos de Extremadura y los seis de la Comunidad Valenciana.

Según marca el sistema electoral, cada provincia elige a cuatro senadores mediante un sistema de listas abiertas. Sin embargo, en las islas el sistema es distinto porque cada una de ellas es una circunscripción. Así, en las islas mayores -Gran Canaria, Mallorca y Tenerife- se eligen tres senadores y en las menores -Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma- solo un senador. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla eligen dos senadores cada una.

Resultados en las elecciones a senadores

Resultados Elecciones Generales 2019. Senado
Resultados Elecciones Generales 2019. Senado

La fórmula de reparto de escaños, la Ley D’Hondt, no opera en el Senado, pero la votación por listas abiertas, el sistema de circunscripciones y el comportamiento de los electores crean un sesgo que beneficia a los partidos mayoritarios. Por eso, el voto al Senado ha podido ser estratégico en muchos casos.

Crucial para la aplicación del 155 en Cataluña

El Senado es cámara de segunda lectura de las leyes que aprueba el Congreso y la que puede deshacer los cambios que introduzca. Por eso, tiene el protagonismo en el proceso legislativo y de control al Gobierno.

Habitualmente relegado a un segundo plano institucional, el Senado ha adquirido relevancia en esta última legislatura y la seguirá teniendo para afrontar algunos de los desafíos pendientes para el próximo Ejecutivo, como una posible nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

También es fundamental, entre otras cosas, para determinar el techo de gasto con el que se elaboran los Presupuestos Generales del Estado.

Su función es crucial para cualquier reforma de la Constitución, de manera que si un partido alcanza una mayoría de bloqueo podrá imponer su criterio o frenar iniciativas de otros partidos en este apartado.

El sistema dificulta la entrada a nuevos partidos

El sistema de votación y el apoyo mayoritario a PP y PSOE hasta el momento ha dificultado la entrada al Senado de los nuevos partidos. En las elecciones generales de junio de 2016, Ciudadanos logró 3,1 millones de votos al Congreso y 32 diputados, pero no consiguió ni siquiera un senador. En cambio, este domingo la formación liderada por Albert Rivera ha obtenido tres asientos en la Cámara Alta.

Unidos Podemos y sus confluencias sí lograron auparse en esas elecciones de 2016 a la primera o segunda posición en Cataluña, País Vasco, Galicia, Comunidad Valenciana, Navarra y Baleares, lo que les concedió 16 escaños, un resultado muy distinto del obtenido en estas generales.

La mayoría a favor del PP o del PSOE -especialmente de los primeros- ha sido lo más frecuente legislatura tras legislatura con la salvedad de 1993, cuando se dio un empate con 96 escaños para el PSOE y 93 para los ‘populares’, y de 2008 (101 a 88). El sistema le dio al Partido Popular en 2011 el mejor resultado obtenido por un partido político en democracia en el Senado. Consiguió 136 de los 208 senadores.