Pedro Sánchez argumenta que quiere negociar antes la cuantía de esa subida con empresarios y sindicatos

El presidente del nuevo Ejecutivo de coalición avanza que España renegociará la senda de déficit con Bruselas

El primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno de coalición de Pedro Sánchez ha aprobado este martes, tal como estaba previsto, la revalorización de las pensiones del 0,9 % para este año, que se aplicará de forma retroactiva desde el 1 de enero.

Además, ha aplazado el aumento del Salario Mínimo Interprofesional, un compromiso que suscita más diferencias entre el PSOE y Unidas Podemos, con el argumento de que pretende discutir la cuantía con sindicatos y empresarios en el marco del diálogo social.

Vamos a impulsar y fortalecer el diálogo social; los empresarios y los representantes de los sindicatos también tienen que opinar

«Acabamos de empezar, vamos paso a paso», se ha justificado el presidente del Gobierno durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa tras la primera reunión de su Ejecutivo, en la que se le ha preguntado hasta en tres ocasiones por esa subida del salario mínimo.

«Vamos a impulsar y fortalecer el diálogo social; los empresarios y los representantes de los sindicatos también tienen que opinar», ha insistido.

Sánchez, en cualquier caso, ha querido subrayar que el compromiso del Gobierno de coalición para que el salario mínimo alcance el 60 % del salario medio al final de la legislatura «es firme», si bien ha rehusado dar cualquier pista sobre un posible incremento en las próximas semanas y ha reiterado que tienen «1.400 días para ponerlo en marcha».

Para todos los públicosAsí ha sido la primera reunión del Consejo de Ministrosreproducir video

De la misma forma, el presidente ha esquivado las cuestiones relativas a la subida de sueldo de los funcionarios -el pacto firmado es un 2 % en 2020, aunque podría llegar hasta el 3 % si la economía crece por encima del 2 %-, la aprobación del techo de gasto o la tramitación de unos nuevos presupuestos generales del Estado.

«Hasta con los presupuestos de [el expresidente del Gobierno, Mariano] Rajoy hemos demostrado que se pueden hacer muchas cosas en beneficio de la ciudadanía.

Vamos a trabajar mucho y de manera muy ejecutiva y muy eficaz», ha prometido.

La subida de las pensiones se abonará en febrero

Por el momento, Sánchez ha querido exhibir la subida de las pensiones, una medida que el Gobierno socialista en funciones ya anunció en otoño del año pasado en el plan presupuestario enviado a la Comisión Europea, como muestra del perfil progresista, volcado en medidas sociales y redistributivas, que pretende dar a su mandato.

«Hemos comenzado cumpliendo un compromiso anunciado, la revalorización de las pensiones para que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo», ha destacado, subrayando el carácter retroactivo de la medida desde el 1 de enero, de forma que «no habrá ninguna merma de poder adquisitivo de los pensionistas».

Evolución de la pensión media
Evolución de la pensión media

La subida, que afecta a unos 9,8 millones de pensionistas de la Seguridad Social, «se aplicará en la nómina de febrero e incluirá los atrasos de enero», según fuentes de Moncloa citadas por Efe, de forma que la más común de las pensiones mínimas, la pensión de jubilación para mayores de 65 años con cónyuge a cargo, alcanzará los 843,40 euros al mes, distribuidos en 14 pagas, es decir, 11.807,60 anuales según los cálculos del Gobierno.

El presidente del Gobierno, por su parte, ha reiterado su voluntad de que las pensiones se sigan revalorizando con arreglo al Índice de Precios al Consumo (IPC) y, en este sentido, ha explicado que, si los precios suben en 2020 por encima de ese 0,9 % aprobado este martes -el Banco de España estima, en sus últimas proyecciones macroeconómicas, que el IPC subirá un 1,2 %-, los pensionistas recibirán una paga compensatoria con la diferencia «antes de abril de 2021».

Renegociar el margen presupuestario con Bruselas

Durante su rueda de prensa, Sánchez también ha dejado clara la intención del nuevo Gobierno de coalición de renegociar con la Comisión Europea la senda de déficit, en principio para ganar margen presupuestario de cara a las medidas sociales previstas, aunque Sánchez no lo ha explicitado y se ha limitado a repetir que «hay una realidad económica y política distinta» tanto en España como en Bruselas.