El Gobierno recurrirá al Tribunal Constitucional la reprobación de SM Felipe VI en el Parlament

SM Felipe VI en BarcelonaSM Felipe VI en Barcelona

El Consejo de Ministros aprobará este viernes la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional sobre la reprobación del rey SM Felipe VI en el Parlamento de Cataluña, según ha anunciado la vicepresidenta, Carmen Calvo, en los pasillos del Congreso.

Un Parlamento autonómico no puede intentar trazar la forma de Estado

Calvo ha recalcado que “un Parlamento autonómico no puede intentar trazar la forma de Estado de este país” y además ha explicado que “esto no tiene ningún sentido desde el punto de vista jurídico, pero sí tiene que tener una respuesta política“.

El Parlament aprobó el pasado 11 de octubre una resolución que abogaba por la abolición de la monarquía, calificada de “inadmisible” por el Gobierno, que ese mismo día anunció que tomaría medidas legales.

La Cámara catalana había aprobado ese día una resolución en la que rechazaba y condenaba el posicionamiento del Rey en el “conflicto catalán” así como su “justificación de la violencia” policial el 1-O, y abogaba por la abolición de la institución monárquica, a la que calificó de “caduca y antidemocrática”.

La propuesta de Catalunya en Comú Podem sobre el Rey fue apoyada por Junts per Catalunya y ERC, mientras que la CUP se abstuvo y Ciudadanos, PSC y el PPC mostraron su rechazo a la misma.

Segunda vez que el Gobierno acude al Constitucional

La numero dos del Ejecutivo ha apuntado que el Gobierno va con este asunto al Tribunal Constitucional igual que fue hace dos meses “cuando se intentó sin ningún efecto recomponer las leyes que rompían la Constitución y el propio Estatuto de Autonomía y la unidad territorial de España”.

En aquella ocasión, se recurrió ante el Constitucional -que poco después la suspendió cautelarmente- la moción aprobada el pasado 5 de julio en el Parlament que reafirma “los objetivos políticos” de la resolución del 9 de noviembre de 2015 para avanzar hacia la independencia de Cataluña.

El Gobierno sostiene que sus actuaciones respecto a Cataluña deben combinar la “naturalización” en sus relaciones con las respuestas “firmes” y “responsables” ante las actuaciones que considera “inaceptables” de las instituciones catalanas, como el reciente ultimátum del president, Quim Torra, y la reprobación al rey.

Calvo ha admitido que hay “momentos más y menos agradables”, pero ha insistido en que lo que no va a hacer el Gobierno de Sánchez es la “política de la silla vacía”.

Ante una situación que “no es fácil”, en la que el Gobierno está pidiendo que “todo el mundo ayude”, la vicepresidenta ha lamentado que haya partidos políticos que “no solamente no ayudan, sino que procuran cada día empeorar las cosas”.

Batet matiza que el diálogo sigue abierto

También desde el Gobierno, la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, ha asegurado que recurrir ante el Constitucional la reprobación al rey, aprobada por el Parlament, no cierra la vía de diálogo, si bien ha dicho a los independentistas que “es bueno” dejar a la jefatura del Estado “al margen de la pugna política”.

En un almuerzo informativo, organizado por el Club Siglo XXI, la ministra ha explicado que el informe que pedirá el Gobierno el viernes al Consejo de Estado es preceptivo pero no vinculante y que “dará la viabilidad jurídica” necesaria para recurrir ante el Constitucional la resolución del Parlament.

Batet ha reiterado que el diálogo está abierto, ha apostado por “normalizar” y “escuchar por debajo del ruido” y ha dicho que el objetivo del Gobierno de España es “contribuir a la normalidad”.

La Generalitat responde: “El Parlament expresa la voluntad popular, el rey no”

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha reprochado este martes al Gobierno que plantee un recurso ante el Tribunal Constitucional sobre la reprobación del rey aprobada en el Parlament, y ha recalcado que la Cámara catalana “expresa la voluntad popular, el rey no”.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Joan Tardà, ha defendido este martes la libertad de expresión del Parlament para reprobar al rey y reclamar el fin de la monarquía, y ha apuntado que sería “imbécil” temerla.