Los líderes de PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos debaten este lunes en RTVE

Mensajes claros, evitar errores y generar confianza, claves para vencer en el acontecimiento televisivo de campaña

Los candidatos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) llegan al debate de RTVE con una doble estrategia: movilizar a su electorado en contra de la abstención y seducir al 40% de españoles que todavía no sabe a quién votarán el próximo 28 de abril.

Los líderes de los cuatro principales partidos tendrán la oportunidad de convertir el debate en una «minicampaña exprés» en televisión, según el consultor de la Asociación de Comunicación Política (ACOP), Ignacio Martín Granados. Una ocasión que deberán aprovechar para huir de errores, transmitir mensajes claros y presentarse ante el telespectador como una opción para la Presidencia de confianza.

Estas son las claves del primer debate electoral que emite RTVE este lunes a las 22:00 horas:

¿Por qué es importante?

Los discursos de los mítines electorales están más enfocados a los simpatizantes de cada partido, mientras que un debate televisado, además de «legitimar el proceso democrático», sitúa a todos los candidatos frente a frente ante el espectador. «El votante puede ver más fácilmente cómo funcionan los candidatos entre sí», asegura la catedrática de Comunicación Política de la Universidad Complutense de Madrid, María José Canel.

Esta exposición en horario de prime time sirve para presentar las propuestas de campaña -especialmente en plena Semana Santa- en apenas dos horas. Los debates son una ocasión de oro para «resumir al votante lo que propone cada partido», según indica Martín a TVE. Además, los asesores y consultores desaparecen en un momento cumbre de campaña que el consultor César Calderón califica de «pura política». 

Para todos los públicosHistoria de los debates electorales: Del cara a cara a los debates a cuatro

Historia de los debates electorales: Del cara a cara a los debates a cuatro

¿Qué porcentaje de voto se puede atraer?

La pregunta se antoja inevitable con el 40% de indecisos que proyectaba el CIS preelectoral, pero no hay una respuesta fija porque depende de la cifra de indecisos, según apunta Canel: «Los estudios en EE.UU. afirman que los resultados electorales han dependido de los debates en una de cada dos elecciones, pero con un 40% de indecisos el debate puede ser muy influyente. Otra cosa es el formato, cuando es dos a dos es más determinante que a cuatro». César Calderón destaca que los estudios estadounidenses fijan esta cifra en el 5%, aunque desconfía.

¿Cómo se preparan los candidatos?

Todos los discursos, entrevistas y mensajes en política están medidos al milímetro, pero los candidatos pierden el control de la situación en un debate en directo. «Deben tener claro el centro del mensaje y la propuesta de programa, pero también tienen que preparar cómo mirar a cámara, al moderador, a los rivales y la agilidad para los imprevistos y las estrategias de rivalidad», explica Canel.

Lo novedoso, añade la experta, es que se trate de un debate a cuatro en el que es muy difícil anticipar la estrategia de cada candidato: «Tienen que prepararse para poder reaccionar bien en la deriva e improvisar la estrategia discursiva sobre la marcha. Para Calderón, lo esencial es «entrenamiento, entrenamiento y entrenamiento», además de disciplina y preparación. Según Martín, los candidatos «deben conocer a los contrincantes y saber cómo responder a las críticas. También hay que decir en el menor tiempo posible lo máximo».

¿Cuáles son las claves de la estrategia de los partidos?

Los candidatos saldrán a atraer a los indecisos para que se decanten por su papeleta el día 28. Este sector se encuentra fundamentalmente en la derecha, según destaca Canel: «Entre el votante del PP, que duda entre Vox y PP o Ciudadanos y PP, pero también en el votante de Ciudadanos que duda entre el PSOE y PP».

Martín destaca en TVE que el candidato que lidera las encuestas es quien tiene más que perder. Así, el PSOE intentará mantener «un perfil bajo, una postura moderada», mientras que el resto centrarán su estrategia en «diferenciarse entre ellos y hacer propuestas más envalentonadas para llamar la atención del votante».

¿Qué hay que hacer para ganar un debate?

Salir victorioso de un debate depende de muchos factores: no cometer errores, transmitir mensajes concisos y, en el panorama actual, ser capaz de persuadir a un electorado muy fragmentado. «Idealmente, un candidato tiene que demotrar que tiene competencia profesional, que es íntegro, buena persona y con capacidad para tomar decisiones», subraya Canel. Pero el consultor destaca que la agresividad no necesariamente se traduce en victoria: «Un candidato agresivo gusta a los militantes de su partido, pero no tanto a un ciudadano que piensa en cuestiones políticas unas pocas veces al año», asegura.

En cualquier caso, la clave de la victoria reside en aprovechar el tiempo para comunicar bien: «Los candidatos se dirigen a los electores a través de sus contrincantes, eso puede generar distorsiones dentro de los mensajes. En el tiempo disponible, no hay que abrumar con datos técnicos ni muchos números. Hay que llegar a la mente del votante, pero también a su corazón», aconseja en su entrevista en TVE.

¿Cómo evitar errores?

Cualquier político es consciente de que un simple error en los 100 minutos que durará el debate será analizado con lupa, copará titulares y se extenderá como la pólvora en las redes sociales. En este sentido, Canel destaca que la incidencia de los errores dependerá del tipo de error: lenguaje corporal que denote cansancio, pérdida de nervios o insultos. Pero lo más importante, según la experta de la UCM, es que «un mismo gesto o error tiene efectos según el tipo de votante».

Así, según Calderón, Casado, Sánchez, Iglesias y Rivera deberán evitar el uso de «un lenguaje engolado, demasiadas cifras, sacar cartelitos, mentir o entrar en cuestiones personales».

¿Hablan los políticos de los temas que preocupan a los ciudadanos?

La principal temática de los partidos en campaña, sobre todo del PP, Ciudadanos y Vox, está siendo Cataluña, que se sitúa como el séptimo problema para los españoles. Para Calderón, el problema reside en que el debate político «se ha alejado tanto en el fondo como en la forma del ciudadano». De hecho, los políticos y la política en general son la tercera preocupación de los españoles, por detrás del paro y la corrupción.

Con todo, aunque la estrategia de ataque de la campaña negativa frente a enumerar propuestas es «un clásico», tiene efectos diversos según el momento electoral y el partido de que se trate, dice Canel. Así, por ejemplo, los ataques del PP al PSOE pueden movilizar a su electorado en detrimento de Vox, pero tendrán un efecto muy negativo en votantes de izquierdas. 

¿Es importante el debate sobre el debate?

La campaña en Semana Santa dio un vuelco cuando la Junta Electoral Central prohibió el debate a cinco con Vox organizado por Atresmedia y eclipsó la campaña esta semana. Calderón destaca que este debate en torno al debate no interesa «en absoluto» al votante; mientras que Canel señala que la impresión para un ciudadano es que se trata «de un lío entre políticos y periodistas».

De hecho, la búsqueda del termino debate en Google tuvo un pico de crecida el 16 de abril, coincidiendo con el debate a seis en RTVE, pero volvió a bajar el mismo 17, según datos de Google Trends. Por este motivo, la catedrática concluye que «una vez que hay debate, al ciudadano se le queda amortizado el efecto que haya podido tener esta pugna