El Consell aprobará hoy el cese de la secretaria autonómica de Igualdad

El Consell aprobará hoy el cese de la secretaria autonómica de IgualdadEl Consell aprobará hoy el cese de la secretaria autonómica de Igualdad

El pleno del Consell aprobará hoy el cese a petición propia de la secretaria autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal, Sandra Casas, según han señalado a EFE fuentes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Las mismas fuentes han indicado que Casas, abogada de profesión, quiere volver a la vida profesional fuera del ámbito público, pues considera que ya ha cumplido los objetivos principales para los que fue nombrada en julio de 2015, como iniciar la transición del modelo de residencias y “poner orden” en el sector de la dependencia.

El grupo del PP en las Cortes Valencianas presentó anteayer una batería de preguntas parlamentarias en las que ponía en duda la compatibilidad del cargo que ostenta Sandra Casas como secretaria autonómica de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas con su trabajo anterior como abogada especialista en tramitar expedientes de personas dependientes.

La ‘número 2’ de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha iniciado durante los últimos años, en su condición de letrada, decenas de procesos de reclamación contra la Generalitat para que sus clientes recibieran la prestación de la Dependencia.

Sobre la trascendencia de estos trámites judiciales ha preguntado la diputada del PP, María José Ferrer San-Segundo. En concreto, ha cuestionado a la Mesa de las Cortes si «¿ha firmado o intervenido de alguna forma en cualquiera de sus trámites por parte de la Administración de la Generalitat, doña Sandra Casas Molina, ahora secretaria autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal, en expedientes administrativos por reclamaciones y/o en procedimientos judiciales, relativos a prestaciones económicas por cualquier concepto de Dependencia y/o diversidad funcional, incluidos abonos a herederos y por retroactividades o en cualquier otro tipo de reclamación, en que haya actuado ella misma en cualquier momento desde que se iniciaran, la letrado doña Rosa María Senabre Rodríguez o cualquier otro miembro del despacho profesional del que ha formado parte sito en la calle del Mar número 50?».

Aunque el interrogante más directo que ha formulado San-Segundo para averiguar si existe una incompatibilidad manifiesta entre la función que ahora desempeña la alto cargo de Igualdad con su pasado como tramitadora de las reclamaciones de la Dependencia es una duda, por escrito, en la que se consulta si con posterioridad a la toma de posesión de Sandra Casas como secretaria autonómica y hasta la actualidad «¿han sido notificadas a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, o a cualquier órgano del Consell, sentencias judiciales en que conste doña Sandra Casas como abogada en procesos de reclamación a la Generalitat del que ha venido siendo alto cargo, sin haber renunciado en los autos a su condición de letrado, ni haber comunicado la baja de sustitución en tal función a los respectivos tribunales, aún después de acceder a las funciones públicas, a pesar de la flagrante incompatibilidad y evidente conflicto de intereses?».

Incógnitas

Se trata de unos dilemas que desde el grupo del PP en las Cortes consideran que ya deberían estar resueltos. Estas incógnitas «ya deberían estar contestadas por parte de la secretaria autonómica de políticas sociales», según indicó ayer la portavoz adjunta del grupo parlamentario popular en las Cortes, María José Catalá.

Sandra Casas «debe explicar que relación mantiene con su anterior despacho, tras asumir el caro de secretaria autonómica», según Catalá, quien recordó que la ‘número dos’ de Oltra «también ha de confirmar si notificó o no a los juzgados que dejaba de estar en la parte reclamante de prestaciones porque ahora ocupa la parte opuesta que firma las concesiones de ayudas a las personas dependientes».

Otra de las cuestiones pendientes que Catalá alerta de que deberían ya ser públicas desde que tomó posesión Casas, es la relativa a plasmar su firma como secretaria de Igualdad en los expedientes que haya tramitado ella misma como letrada o desde el bufete donde ha trabajado durante los últimos años.

Por este motivo, la secretaria autonómica «debe delegar su rúbrica en alguien que no esté bajo su responsabilidad, aunque se debe tener en cuenta que cómo segunda en el escalafón, la mayoría de los trabajadores de su departamento dependen de ella y sólo pueden firmar dos personas: O Mónica Oltra, como consellera de Igualdad, o el subsecretario de la Conselleria, Francesc Gamero Lluna», advirtió la diputada del PP María José Catalá.