El PSOE pierde 2,3 puntos hasta quedarse en el 28,9% y Unidos Podemos y sus confluencias 3,1 hasta bajar al 14,9%

El PP se mantiene como segunda fuerza (19,1%), Cs sigue tercera (17,9%) y Vox con el 3,7% podría entrar en el Congreso

El primer barómetro del CIS tras las elecciones andaluzas refleja un retroceso de más de 5 puntos de las dos principales formaciones de izquierdas –PSOE y Unidos Podemos más sus confluencias- y una ligera subida de VOX, que podría entrar en el Congreso al llegar al 3,7% de los votos. No obstante, el PSOE ganaría las elecciones generales si se celebraran hoy con el 28,9% de los apoyos, cerca de 10 puntos por encima del PP, que sería segunda fuerza con el 19,1%. El bloque de izquierdas, a pesar de su caída, superaría con el 43,8% de los votos a ‘populares’, Ciudadanos y el partido de ultraderecha (40,7%), siempre según el CIS.

Los socialistas pierden 2,3 puntos en solo un mes y obtienen el peor resultado tras la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa tras la moción de censura, y Unidos Podemos y sus confluencias se dejan otros 3,1 puntos y siguen como cuarta fuerza con el 14,9% de los votos, según el barómetro de diciembre [.pdf], el cuarto que hace el CIS tras la llegada del socialista José Félix Tezanos a la presidencia del organismo y que ha vuelto a cambiar la metodología.

Ahora solo tiene en cuenta la intención de voto directa sobre el % de voto emitido y no la suma del voto directo más la llamada «simpatía», lo que había sido muy criticado por la oposición y expertos de empresas demoscópicas. El CIS ya renunció hace meses a elaborar la estimación de voto que venía realizando históricamente «cocinando» los datos con el «recuerdo del voto» para su corrección y defiende dar los datos directamente para que cada cual saque sus conclusiones.

Con la nueva metodología, el Partido Popular mantendría su segunda posición con el mismo 19,1% de los votos que logró hace un mes y su distancia con el PSOE se reduciría a 9,8 puntos por la caída del partido de Pedro Sánchez. Ciudadanos, que hace un par de barómetros consiguió dar la sorpresa y superar al PP, sigue de tercera fuerza con el 17,9% de los apoyos con un retroceso de tres décimas dentro de lo que puede ser considerado error muestral.

Vox lograría el 3,7% de los votos

El partido de ultraderecha Vox, la gran sorpresa de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre al irrumpir en el parlamento autonómico con 12 diputados y convertirse en la llave para que el PP y Cs puedan desalojar al PSOE de la Junta, lograría el 3,7% de los votos si hoy se celebraran elecciones generales, frente al 2,5% del anterior barómetro. Es el único partido a nivel nacional que sube en una encuesta que se realizó precisamente tras los comicios en Andalucía, entre el 1 y 12 de diciembre.

Aunque el límite de porcentaje de voto que hay que superar para entrar en el reparto de los escaños del Congreso está en el 3%, la representación que Vox pueda obtener en la Cámara Baja dependerá de que supere este umbral no en el conjunto del país, sino en las circunscripciones electorales, las provincias. En 2008, por ejemplo, Izquierda Unida con un porcentaje muy similar (3,77% de los votos) logró solo un diputado. Cuatro años antes, logró tres con casi el 5% de los votos.

ERC logra un 4,7% de los votos y el PDeCAT un 1,4% en el barómetro de diciembre, mientras que El PNV obtiene un 1,6% y EH Bildu, un 1,1%. Puedes ver la evolución en el siguiente gráfico:

El PSOE ganaría las elecciones europeas si fueran hoy

El barómetro de diciembre incluye una pregunta sobre intención de voto directa en las elecciones europeas, que se celebrarán el 26 de mayo coincidiendo con municipales y autonómicas. El 19,7% de los encuestados aseguran que votarían al PSOE si se celebraran hoy mismo. El 14,3% votaría al PP, el 10,6% a Ciudadanos y el 9,6% a Unidos Podemos o sus confluencias.

Vox, el partido de extrema derecha de Santiago Abascal, lograría el 2,1% si se celebraran ahora mismo las elecciones. No obstante, el 12% de los ciudadanos aseguran que no votarían y el 19,7% son indecidos, aún no han decidido a quién irán a votar.

Según los datos recogidos por Efe, un 44,3% de los españoles votará a la misma opción política en las tres convocatorias electorales del próximo 26 de mayo, europeas, municipales y autonómicas. El sondeo de diciembre del CIS indica, por contra, que hay un 13,8% que no piensa votar al mismo partido en los tres comicios, y un 15,4% que aún no lo ha decidido.

Todos los líderes políticos suspenden

Ninguno de los líderes de los principales partidos políticos con representación en el Congreso aprueban. De hecho, la clase política sigue siendo el segundo problema para los españoles, por detrás del paro.

El que mayor puntuación obtiene es el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que roza el cuatro (3,9). Muy cerca le sigue el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (3,7), que se coloca en segunda posición por delante del presidente del Partido Popular, Pablo Casado (3,4). El coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, logra 3,3 puntos y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, 2,9 puntos.

Preguntados por quién preferirían que fuese el presidente del Gobierno en estos momentos, el 24,1% de los encuestados responde que Sánchez; el 14,9%, Albert Rivera; el 13,1% Pablo Casado y el 9,8%, Pablo Iglesias. Un 0,9% responde que Santiago Abascal, el líder del partido Vox.

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, ha evaluado este viernes «satisfactoriamente» los resultados del CIS y ha defendido que son «los más legítimos y creíbles». El presidente del PP, Pablo Casado, ha ironizado con que la gente se toma las encuestas «a risa» porque sitúan a Pedro Sánchez como «líder interplanetario», en declaraciones recogidas por Europa Press.

La secretaria de Acción Institucional de Podemos, Gloria Elizo, ha asegurado que estos resultados tienen una «importancia relativa» porque la «realidad es cambiante» y «no hay foto fija» en una entrevista en La Sexta recogida por esta misma agencia.

Nuevo cambio de metodología del barómetro del CIS

El barómetro de diciembre ha vuelto a cambiar de metodología lo que impide la comparación con la serie histórica. Ahora ofrece los datos de voto directo en la encuesta expresado como porcentaje sobre el voto emitido. El voto directo sobre el total del censo -porcentaje de personas que responden al ser preguntadas sobre a quién votarían si hoy mismo hubiera elecciones- arroja un apoyo del 21,3% para el PSOE, del 14,1% para el PP y del 13,2% para Ciudadanos y del 11% para Unidos Podemos y confluencias.

«Los datos de «intención de voto» son datos directos de opinión y no suponen por sí mismos estimación de hipotéticos resultados electorales (…) Es facultad de los investigadores y demás profesionales el producir y difundir bajo su responsabilidad los modelos que consideren más convenientes», asegura el barómetro en una breve nota sobre la nueva metodología.

La fórmula previa de «voto más simpatía» combinaba las respuestas que daban los encuestados sobre la intención directa de voto con la «simpatía» o preferencia por una formación u otra. Aquella nueva «cocina» de los datos no tenía en cuenta, como hasta entonces, el llamado «recuerdo del voto», es decir, lo que la gente había votado o recordaba haber votado en las últimas elecciones para elaborar una estimación.

Los expertos en demoscopia criticaron en su momento que no contemplar el recuerdo del voto producía una «distorsión» porque es una variable que se usa para intentar corregir el hecho de que muchos encuestados no respondan directamente sobre a quién piensan votar cuando se les pregunta. También llamaban la atención sobre el hecho de que la «simpatía» beneficia tradicionalmente a las formaciones de izquierdas.