Aguas de Valencia congela los precios

El consejero delegado del Grupo Aguas de Valencia, Dionisio García Comín, ha destacado este jueves que la entidad mantiene este 2014, por tercer año consecutivo, las tarifas del agua en un “esfuerzo importante por sensibilizarnos con la situación actual de crisis”, al tiempo que ha afirmado que los precios se mantendrán en el futuro “en la medida de lo posible”, aunque habrá que ver “cómo evolucionan los costes y la situación”.

Así se ha manifestado García Comín en declaraciones a los medios momentos antes de inaugurar la Jornada Técnica sobre Contaminación del Agua de Consumo Humano junto a la directora general de Salud Pública, Lourdes Monge, un encuentro que ha servido para analizar la gestión de los recursos hídricos de la Comunitat Valenciana y las medidas adoptadas desde los ámbitos público y privado para garantizar su calidad.

En este sentido, al ser cuestionado sobre si el agua de Valencia es buena, el consejero delegado ha indicado que sí, aunque “siempre se puede mejorar, es un agua que llega en unas condiciones de salubridad perfectas”.

Para conseguirlo, ha explicado, el grupo realiza “permanentemente trabajos en las infraestructuras” y dispone de “un equipo muy cualificado de gente que está no solamente consiguiendo que se produzca el agua convenientemente, sino haciendo todos los controles para detectar, en caso de que lo hubiera, un problema y resolverlo“.

García Comín ha recalcado que Aguas de Valencia está realizando inversiones “permanentemente” tanto con el Ayuntamiento de Valencia como con la Emshi y dispone de unos planes de inversión anuales que rondan los 20 millones de euros.

Al ser cuestionado sobre si considera que el agua en Valencia es cara, el consejero delegado ha indicado que no y ha precisado que “hay otras ciudades donde el agua es bastante más cara”. Además, ha señalado que a la hora de hacer comparaciones “es importante ver las circunstancias que concurren sobre la procedencia del agua, la extracción o el transporte”, ya que “todo eso hace que pueda ser más o menos cara”.

Asimismo, ha incidido en que este “va a ser el tercer año que no ha habido un incremento de tarifa”, aunque en la factura que le llega a los abonados puede que sí lo haya porque “hay otros componentes de servicios públicos”, pero en la parte correspondiente al agua, ha continuado el directivo, la compañía está haciendo “un esfuerzo importante por sensibilizarnos con la situación actual de crisis”.

 

Detección de legionela en 24 horas

Por su parte, el director de Gamaser, la empresa de gestión medioambiental y laboratorio del Grupo Aguas de Valencia, Elías Colom, ha informado sobre el sistema pionero desarrollado para detectar la legionela viable, las células vivas, en 24 horas y no en los 10 o 15 días necesarios tradicionalmente.

Con este nuevo método, ha indicado Colom, se vigila “mucho mejor” la contaminación de esta bacteria en aguas de red y de consumo porque la salud de las personas “es lo más importante”.

“Lo más importante para erradicar la legionela es determinarla rápidamente y con este nuevo método utilizando la PCR que Gamaser ha certificado lo hacemos en 24 horas de forma que rápidamente podemos actuar mediante biocidas o hipercloración y solucionando el problema de un hotel, una industria o una piscina”.

Gamaser ya ha realizado más de 2.000 pruebas en real, en el Ayuntamiento de Valencia, concretamente en la última campaña de duchas, según ha precisado el responsable, quien ha celebrado los “excelentes resultados” obtenidos, erradicando la legionela tras ser detectada mediante el uso de biocidas y “avisando rapidamente al Ayuntamiento para que actúe”.

 

Determinación de pesticidas

Asimismo, el Grupo Aguas de Valencia ha desarrollado también tecnologías para detectar pesticidas mediante la cromatografía de gases y espectometría de masas, controlando más de un centenar de pesticidas y metabolitos de pesticidas de distintas familias de compuestos –organoclorados, organofosforados, triazinas, carbamatos o acilaninas–.

El laboratorio del grupo realiza anualmente casi 450.000 ensayos y 36.000 informes analíticos para controlar los pesticidas y garantizar la vigilancia de la calidad del agua.