El rumbo estratégico que ha tomado Ciudadanos, que insiste en plantarse como oposición a Pedro Sánchez, negándole la investidura y primando los acuerdos con el PP en ayuntamientos y comunidades autónomas, que incluyen un acercamiento y pactos implícitos con Vox, ha llevado a que las contradicciones se tornen en abandonos y una crisis sin precedentes en la Ejecutiva de Albert Rivera, personificada este lunes en sendas dimisiones de dos miembros de la dirección, el diputado y portavoz económico Toni Roldán y el eurodiputado Javier Nart.

El núcleo de Ciudadanos ha implosionado a causa de la tensión interna tras las elecciones generales del 28A y los pactos tras los comicios locales y autonómicos. No han sido las amonestaciones escritas a Albert Rivera de fundadores del partido, como el catedrático Francesc de Carreras o el periodista Arcadi Espada, ni siquiera la ruptura con Manuel Valls en Barcelona o el sonrojo causado por Emmanuel Macron desde Francia, sino la marcha de dos pesos del partido, lo que abre la caja de los truenos y evidencia una crisis de liderazgo nunca vista en la formación naranja.

La dimisión del eurodiputado Javier Nart se ha sumado a la del hasta ahora portavoz económico del partido, Toni Roldán, que este lunes anunció que dejaba sus cargos en el partido -era responsable de Programas y Áreas Sectoriales- y su escaño en el Congreso por discrepar de la política de acuerdos del partido en los últimos meses.

Para todos los públicosCuatro miembros de la Ejecutiva piden negociar con Sánchez
reproducir video

Según informó el partido, en la reunión de la dirección de este lunes, después de la dimisión de Roldán, Luis Garicano -su mentor político- y Javier Nart pidieron votar para reconsiderar la estrategia del partido en relación con la investidura de Sánchez y «abrir una vía de negociación» con el PSOE, un asunto que estaba en el orden del día pero que no se iba a sometar a votación.

De los 35 miembros que componen el Comité Ejecutivo -descontando a Roldán, que no ha participado- 24 han votado a favor de mantener la estrategia de no negociar con Sánchez, cuatro en contra y tres abstenciones, y tras la votación Nart dimitió de la dirección de Ciudadanos.

Los que han votado en contra han sido, además de Garicano y Nart, el exdiputado en el Congreso y responsable del área de Exteriores en la Ejecutiva, Fernando Maura, y el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea-. Se han abstenido el vicepresidente del Congreso Ignacio Prendes, la portavoz de Educación Marta Martín y la responsable del Área de Movilidad y Seguridad Vial, Orlena de Miguel.

Esta decisión tuvo poco después su eco en Asturias, con la renuncia del candidato de Cs, el exrector de la Universidad de Oviedo Juan Vázquez, también por discrepancias con la política de pactos de su partido en el Principado, horas después de haber tomado posesión de su cargo de diputado autonómico. Vázquez, independiente, había abogado por respaldar al futuro Gobierno socialista en Asturias y se desvinculó del pacto que había permitido al PP recuperar la Alcaldía de Oviedo.