La planta noble: políticos de ida y vuelta

Esta semana en nuestra planta noble nos hemos encontrado de todo: políticos de ida, de vuelta, meritorios y amortizados. Si la comenzamos con la presentación por todo lo alto del Almanaque Gastronómico 2014 de la Comunitat Valenciana, dónde a la llamada de los editores Ángela Pla y Juan Lagardera concurrió la mitad del Consell con el President a la cabeza, no menos visible ha sido el acto conmemorativo del aniversario de la muerte de Manuel Broseta, bien plural y variopinto.

En el negociado gastronómico como punta de lanza de la marca CV como destino turístico y de inversión, celebrando los premios distinguidos a Ricard Camarena, Kiko Moya y Carlo d’Anna, Alberto Fabra presidió el acto acompañado de los consellers de Educación y Sanidad, Mª José Catalá y Manuel Llombart, sus más fieles escuderos. Todo ello coordinado por la nueva flamante secretaria autonómica de Comunicación Lola Johnson. El puntal de la promoción turística lo aportaron Sebastián Fernández y Ernesto Sanjuán, responsables de la misma a nivel regional y provincial. Y además apoyaron la iniciativa como sólo ellas saben la directora del IVAM Consuelo Císcar y la concejal de Cultura Mayrén Beneyto.

La cita gourmet también congregó a los laureados restauradores Quique Dacosta, Bernd Knöller o Salvador Gascón, además de comunicadores profesionales como Pedro García Mocholí, Josep Lozano, Paco Lloret, Juana Camps o Vicent Molins, y representantes del planeta cultural patrio como el escultor Miquel Navarro o el arquitecto Ramón Esteve. Los directores de la publicación Alfredo Argilés y Santos Ruiz reivindican así, una edición más, el poderío de nuestra tierra para volver a presentarse como la Florida europea… Y qué mejor que empezando con la gastronomía de altos vuelos, la nuestra, la valenciana.

Y en la efeméride que recuerda al añorado Manuel Broseta, todos los quince de enero en el monolito sito en la avenida Blasco Ibáñez –epicentro del antiguo campus universitario-, se citaron una buena muestra de lo que es y ha sido la política por estos lares en las últimas décadas. Convocados por la Fundación Profesor Broseta rindieron pleitesía a la figura del insigne catedrático y político desde el President Lerma –ojo, que no pierden el título aunque no ejerzan- hasta la exministra Carmen Alborch -perdida en ella misma-. Para equilibrar el retrato también asistieron un trío de consellers, el emergente de Gobernación Serafín Castellano, el efectivo de Hacienda Juan Carlos Moragues y la prudente de Bienestar Social Asunción Sánchez Zaplana (el otro Zaplana, Eduardo, no estuvo, con lo que últimamente se deja ver por el cap i casal).

Y la tímida sociedad civil también se dejó ver en el acto, capitaneada por Francisco Puchol del Club de Encuentro, Vicente Garrido del Consell Jurídic o Pascual Sala, expresidente del Tribunal Constitucional. Además de la asistencia estelar de Mª Consuelo Reyna, una fija todos los años que casi reduce su presencia pública actual a este entrañable acto. Si volviera a gotera su columna, cuantos quedarían chopados y de qué manera… Ah, se me olvidaba, también pasaba por allí Joan Calabuig, para quien no lo sepa, concejal socialista y candidato a la alcaldía de Valencia. Casi me pasa desapercibido… como su tarea de oposición, vaya.

Borja Belloch