Esto no ha hecho sino empezar. Congreso del PP movidito.

Las primarias del PP por áreas geográficasLas primarias del PP por áreas geográficas

Los afiliados inscritos del PP marcaron ayer jueves con su voto un punto y seguido en su partido. Soraya Sáenz de Santamaría fue la ganadora de las elecciones primarias, por delante de Pablo Casado, y ambos pasarán a la segunda vuelta de un proceso interno en el que los compromisarios tienen la última palabra en el congreso nacional, que se celebrará los días 20 y 21 de julio. Santamaría ha ganado entre las bases, pero ahora le queda la batalla definitiva: conseguir el voto mayoritario de los 3.184 delegados del PP. En su primer mensaje, Casado comenzó su «cortejo» a Cospedal para atraerse sus apoyos, mientras Santamaría le instó a la «integración» con la ganadora.

La sorpresa de la noche, porque en este proceso novedoso en el PP era obligado que hubiera alguna, fue la caída de María Dolores de Cospedal. La secretaria general de los populares desde 2008, la mano derecha de Mariano Rajoy en el partido, quien «dio la cara» y se la partió «varias veces» en los malos momentos de la formación, quedó ayer en tercera posición. Cospedal se bajó así de golpe de la carrera por la sucesión de Rajoy, y perdió la batalla contra su principal adversaria interna, Soraya Sáenz de Santamaría. Y aquí nace una reflexión profunda.

¿Como está el partido por dentro que la Secretaria General, la dominadora del aparato, teniendo al servicio la “fontaneria”, pierde. ¿No es ello suficiente marco para pensar que se precisa una completa regeneración?

Tengo mucha experiencia en lo que el Partido Popular como ente hace llegado el momento de los congresos con “enfrentamiento” y por ello auguro momentos, días difíciles a Casado.

Cuando vino a Valencia Pablo, en el momento de hacernos un selfie en la terraza fantástica del Ateneo Mercantil le dije al oído… “no tengas como prioridad a los que te tienen como opción”, mira mas lejos o tendrás problemas. Y pasó en Valencia. Ganó Soraya, él quedó segundo y Cospedal -que aparentemente parecía vencedora por su relación con Rita, lo que de ella dijo, el apoyo que dió en momentos difíciles, etc- se quedó descolgada.

No quisiera que pasara como en el congreso de AP, anterior a la refundación, cuando Hernández Mancha sin discurso real, solo con latiguillos populistas destrozó a Herrero de Miñón -candidatura, por cierto, en la que iba un tal Aznar, joven “con futuro”.

Los resultados de los otros tres candidatos, José Manuel García-Margallo (680 votos), José Ramón García-Hernández (668) y Elio Cabanes (185), fueron testimoniales, y no ensombrecieron la gran competición que se libró por arriba y que no se dilucidó hasta el último momento del recuento.

Esteban Rodrigo, News Grup.

Esteban Rodrigo, News Grup.