¿Porqué la Inmaculada es la patrona del ejercito español y especialmente del cuerpo de Infanteria?

Cosas de la Historia de España que no se estudian pero que siempre estarán ahí. Esta es parte de la historia…

Batalla de Empel

El Milagro de Empel o la Batalla de Empel ocurrió los días 7 y 8 de diciembre de 1585 durante la Guerra de los Ochenta Años.

Un Tercio del ejército español, comandado por el maestre de campo Francisco Arias de Bobadilla, se enfrentó y derrotó en condiciones muy adversas a una flota de diez navíos de los rebeldes de los Estados Generales de los Países Bajos, bajo mando del almirante Hohenlohe-Neuenstein.

En España la tradición católica ha considerado que la victoria fue gracias a la intercesión de la Inmaculada Concepción y por ello la Concepción fue proclamada patrona de los Tercios españoles, actual Infantería Española y es fiesta nacional en España el día 8 de diciembre.

Algo así fue lo que ocurrió según cuentan los cronistas de la época.

La rendición parecía la única salida.

El almirante Hohenlohe-Neuenstein propone a los españoles la rendición con honores, conservando armas y estandarte.

El maestre del tercio español responde: » los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra, ya hablaremos de capitulación después de muertos. Ante tal respuesta el almirante Hohenlohe-Neuenstein  abrió los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo.

Sólo quedó el pequeño monte de Empel donde se refugiaron los soldados del Tercio.

Un soldado español, cavando una trinchera encuentra una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción.

Considerando el hecho como una señal divina, los soldados se encomiendan a la Virgen. Aquella noche un viento helado, totalmente inusual hace que las aguas del río Mossa se hielen.

Entonces los soldados españoles, marchando sobre el hielo atacaron a la escuadra enemiga al amanecer del 8 de diciembre y obtuvieron una victoria tan completa que el almirante Hohenlohe-Neuenstein llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro».

El 12 de noviembre de 1892, a solicitud del Inspector del Arma de Infantería del Ejército de Tierra de España, por real orden de la Reina Regente doña María Cristina de Habsburgo se declara a la Inmaculada Concepción  Patrona del arma de Infantería  del Ejército de Tierra.

Gracias a los hermanos Cascón, Margarita y  Luis por recordármelo.

El cuadro de la imagen es de Augusto Ferrer-Dalmau.