El abuso publicitario de las cadenas televisivas

Reconozco la importancia de la publicidad en la vida, tanto a nivel individual como colectivo, tanto en el ámbito privado como en el público y defiendo su utilización, pero a la vez abogo por un adecuado y equilibrado uso de la misma sin llegar al extremo del abuso y del cansino hartazgo del consumidor final. Cruzar la línea roja o límite en publicidad tiene negativas consecuencias.

Entiendo, comprendo y acepto que las cadenas televisivas “vivan” (se nutran, se abastezcan o se mantengan económicamente y se autofinancien) de la publicidad. Asimilo y hasta veo bien que las empresas privadas se anuncien y promocionen sus productos o servicios en las cadenas televisivas. Pero lo que no es de recibo es que el total de espacio publicitario diario en la inmensa mayoría de ellas sea sumamente abusivo hasta la saturación, hasta la exageración; sobrepasando, triplicando cuanto menos al total de tiempo de programación.

Es desproporcionado que cada quince minutos de película o de programa, las cadenas televisivas apliquen muchos tramos publicitarios de quince minutos, con lo que cualquier programa se alarga el doble o más con cuatro, seis u ocho tramos publicitarios de quince minutos.  Y no digamos cuando justo después de quince minutos de publicidad, al minuto, cortan de repente el programa y te arrean un “volvemos en 1 anuncio” o un cortito “volvemos en 1 minuto” que nunca son exactos sino que se exceden en poco. Y nos decimos “¿Otra vez publicidad? ¡Pero si hace cinco minutos hemos tenido quince de publicidad! ¡Qué pesadez!”

Cansa, agota, desespera, inquieta, agobia y produce ansiedad en muchos espectadores. Contra tal abuso, hacemos zapping, cambiamos de canal y, sorpresa: el nuevo canal elegido también está en pausa publicitaria de similar duración. Como si se pusieran de acuerdo todas las cadenas televisivas, pertenezcan o no a los mismos grupos empresariales. Si son del mismo grupo, es lógico que coincidan en las pausas publicitarias pero si son competencia, también coinciden. Como si se espiaran mutuamente. Criterios de competitividad.

Es necesario que alguien o algo (las empresas audiovisuales, el Gobierno, la Ley…) regulen la publicidad en las cadenas televisivas privadas, centrando, ajustando y equilibrando la aparición y la duración de los anuncios evitando el abuso, el derroche, la exageración, la saturación, el cansino y pesado hartazgo y la desesperación del consumidor.

Ya sé que hoy la situación no es la de hace 40 años cuando no habrían cadenas privadas, cuando las dos cadenas públicas eran las únicas. Entonces la publicidad aparecía durante cinco, diez o quince minutos cada hora de programa, fuese una película, una serie o un concurso. Se decía que lo justo para ir al aseo. Y lo normal para las vejigas siempre ha sido orinar cada tres o cuatro horas. Quizá aquello era poco tiempo publicitario pero no nos quejábamos. Ahora, nos hemos ido de un extremo a otro. Por favor, un término medio, pero ya, que esto no hay quien lo aguante.

Josep Esteve Rico Sogorb
Elche (Alicante, Comunidad Valenciana, España)
Community Manager, escritor, blogger y poeta
Académico Correspondiente del Institut d’ Estudis Valencians
Cónsul Comarcal de la ONG Mundial «Movimiento Poetas del Mundo»