El gobierno municipal del Ayuntamiento de Valencia no sale de una polémica para meterse de lleno en otra más. Si la semana pasada el alcalde se reunía con los vecinos de Orriols para hablar de seguridad ciudadana sin contar con el concejal del PSPV y luego el concejal Aarón Cano del PSPV, hacía lo propio con la Delegada del Gobierno olvidando al alcalde.

Esta semana pasada el concejal Borja Sanjuán presentaba la licitación de la redacción del proyecto de reforma de Ausias March. Tan sólo un día después el propio alcalde mostraba su sorpresa por el proyecto, incluso negaba el mismo.

Ahora ha sido el vice-alcalde Sergi Campillo el que duda del proyecto y muestra su malestar por el mismo. Con unas palabras que muestran perplejidad y dejan en mal lugar a su supuesto socio de gobierno.

Una desconfianza total y absoluta entre los socios de gobierno del Ayuntamiento de Valencia

Borja Sanjuán va a llamar a Sergi Campillo para poder mantener una conversación con normalidad ya que se han visto esta mañana y no le ha comentado nada.

El PSPV ha emitido unas aclaraciones respecto al bulevar de Ausias March y a las palabras de Campillo y del propio alcalde.

El grupo Socialista contesta a Ribó y a Sergi Campillo

Según el Grupo Municipal del PSPV, Compromís sabe del proyecto porque lo tiene en las fichas de proyectos para presentar a next generation.

Además, la redacción de proyecto no ha empezado. Desde el PSPV se afirma que se ha anunciado que se va a licitar la redacción de proyecto. «Ha habido conversaciones entre los jefes de servicio, como en todos los proyectos. La respuesta del área de movilidad fue que veía factible 3 carriles a falta de afinar más con un estudio de capacidad y ver si hacía falta un carril bus o no».

El PSPV se defiende argumentando que eso es lo que han comunicado, dejando abierta la posibilidad de cambios y ajustes durante la redacción. Lanzando además una puyita a su socio de gobierno. «Cuando se redacten los pliegos para licitar la redacción llevará una planta viaria de movilidad, como siempre, que esperamos que no tarden 1 año como en otras ocasiones».

«Es la segunda vez q el alcalde dice que no sabe nada de un proyecto que tiene definido en una ficha con plazos y coste para presentar a next generation, como sucedió con el Bulevar Cultural».

Otras «fricciones» urbanísticas que amenazan la estabilidad del gobierno municipal

El gobierno municipal tiene múltiples fricciones abiertas entre ambos socios de gobierno, vamos a repasar algunas de ellas.

La concejalía paralela de Urbanismo de Grezzi se adjudicó el proyecto de la Plaza de la Reina. De hecho, ya existe un modificadod el proyecto de más de un millón de euros. Nada se sabe de la planta final del aparcamiento en el que según afirma Grezzi tendrá el espaciod e carga y descarga para los distintos locales comerciales dentro de un aparcamiento que tiene actualmente tan sólo dos metros de altura no eprmitiendo la entrada de vehículos altos.

 

Por otra parte, está la renaturalización del nuevo cauce del Río Turia tantas veces presentada por el propio Ribó y Sergi Campillo. Nada se ha explicado a su sico del PSPV, ni a la Generalitat Valenciana, pero Ribó fue a hablar con la Ministra de Transición Ecológica justo para presentarle el proyecto.

Valencia quiere incluir en el Plan de Ordenación de Recusos naturales el nuevo cauce del Turia
Valencia quiere incluir en el Plan de Ordenación de Recusos naturales el nuevo cauce del Turia

La plaza de San Agustín. La reforma provisional fue a cargo del PSPV, pero la EMT dejó dos marquesinas en medio de la plaza peatonal. No colaborando en nada con la Concejalía de Urbanismo del PSPV.

Acaban las obras en San Agustín con maceteros de la Marina y las marquesinas de la EMT en medio de la plaza
Acaban las obras en San Agustín con maceteros de la Marina y las marquesinas de la EMT en medio de la plaza

Las fricciones se suceden

Los desenuentros son cada vez mayores en todos los ámbitos. Así, cabe recordar que Compromís hace un par de años decidió utilizar los remanentes presupuestarios para amortizar deuda de los bancos, en contra del criterio del PSPV de destinarlo a proyectos ciudadanos.