Con la fusión Peugeot consigue un hueco en el mercado estadounidense y Fiat Chrysler avanza en tecnología de bajas emisiones

El gobierno francés considera la fusión «una muy buena noticia» para su país y para el resto de Europa

El grupo automovilístico italoestadounidense Fiat Chrysler (FCA) y el fabricante francés PSA, Peugeot-Citroën, han aprobado su acuerdo de fusión, según ha informado FCA en un comunicado.

El nuevo grupo se consolida así como el cuarto coloso del motor del mundo, con sinergias estimadas en 3.700 millones de euros. Con la fusión, Peugeot consigue un hueco en el mercado estadounidense, mientras Fiat Chrysler avanzará en tecnologías de bajas emisiones.

Según el comunicado, la nueva compañía será la tercera del sector por ingresos y tendrá unas ventas de 8,7 millones de unidades (el 9,5 % del total global). Según el acuerdo, los accionistas compartirán el capital al 50 % y no se cerrarán factorías en el mundo.

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha declarado este miércoles que la fusión es «una muy buena noticia» para su país y para Europa. «Representa una etapa importante en la creación de un campeón europeo, cuarto constructor automovilístico mundial, para responder a los desafíos de la movilidad sostenible», señaló Le Maire en una declaración hecha pública por su departamento.

El Estado francés, accionista de referencia de PSA

El ministro también ha indicado que el Estado, que es uno de los accionistas de referencia de PSA (junto a la familia Peugeot y al chino Dongfeng, con un 12,23 % cada uno) velará para que se respeten las condiciones anunciadas al oficializarse el proyecto de fusión el 31 de octubre.

Entre ellas, el compromiso de que el nuevo grupo se implicará en el proyecto europeo que lideran Francia y Alemania para concebir y fabricar baterías para los coches eléctricos y reducir así la dependencia actual, casi total, de grupos asiáticos.

Con la fusión habrá movimientos en las participaciones de los tres accionistas de referencia de PSA, que son el Estado francés (a través de BPIFrance), la familia Peugeot y el chino Dongfeng. Los tres tienen actualmente una participación equivalente, pero Dongfeng cederá 30,7 millones de títulos PSA y en la nueva entidad se quedará con el 4,5 %. BPIFrance y la familia Peugeot tendrán un 6 % cada una.

Pero aunque FCA y PSA (propietaria de marcas como Peugeot o Citroën) nombrarán cada uno a cinco miembros al consejo de administración, la presencia de Carlos Tavares, consejero delegado de PSA, que será el CEO en el nuevo grupo, desnivelará la balanza, mientras John Elkann, actual presidente de Fiat Chrysler, será el presidente.

La nueva empresa tendrá ingresos por 170.000 millones de euros anuales y un resultado operativo en torno a los 11.000 millones (un margen del 6,6 %)

Coqueteos entre fabricantes de coches

PSA ya había coqueteado con Fiat a principios de año, pero el grupo italiano rechazó la propuesta para probar suerte con Renault, una iniciativa que se frustró por la falta de apoyo del Gobierno francés y de Nissan.

Por volumen de negocio, FCA registró en 2018 una facturación de unos 110.000 millones de euros y PSA de unos 74.000 millones de euros.

El grupo francés cuenta con una capitalización en la Bolsa de París de más de 22.000 millones de euros, mientras que FCA cotiza en Milán con una capitalización de unos 18.000 millones y en Estados Unidos con unos 22.300 millones de dólares (unos 20.072 millones de euros, al cambio actual).