La OCU reclama 22,5 millones de euros a Volkswagen-Audi España por el trucaje de los motores diésel

El juicio por la demanda colectiva de la OCU contra Volkswagen-Audi España ha quedado visto para sentencia en solo dos horas. La empresa alemana se sentaba en el banquillo por el escándalo de la manipulación de emisiones contaminantes en los diésel.

La OCU pedía 22,5 millones de euros por daños y perjuicios en representación de 7.500 consumidores, 3.000 euros para cada uno.

El juzgado mercantil nº 1 de Madrid es el único que ha juzgado en España el dieselgate, cuatro años y medio después de que en septiembre de 2015 se conociera que Volkswagen instaló en algunos de sus modelos un dispositivo que camuflaba el nivel real de emisiones contaminantes de los vehículos. Tras un intento fallido de conciliación, la demanda se presentó en junio de 2017.

Durante la vista oral, ha sido decisivo el testimonio de dos peritos del fabricante germano que han afirmado que «los coches afectados no han perdido valor en el mercado de segunda mano«. Por su parte, los consumidores han denunciado «prácticas comerciales desleales».

Volkswagen niega que falseara datos

Volkswagen España ha alegado que, como importadora, no interviene en el proceso de fabricación. Su letrado ha insistido en que los programas informáticos que incorporaron los motores de la familia EA 189 hasta 2015 «no falsean nada«, y ha pedido que no se compare la situación en Europa con el dieselgate de Estados Unidos.

Un experto ha señalado que en Europa, los motores pueden alcanzar unos niveles de Óxido de Nitrógeno (NOx) de unos 180 miligramos por kilómetro, muy superiores a los 31 miligramos por ley permitidos en Estados Unidos.

Otro perito ha indicado que los consumidores compraron diésel no tanto por su compromiso con el medio ambiente sino por la «reputación de la marca, el estilo exterior y la durabilidad».

Sin embargo, para la asociación de consumidores, Volkswagen España actuó «en contra de la política medioambiental de ahorro y eficiencia» con la que la compañía «se ganaba la simpatía del consumidor medio» y arrebataba las ventas a sus competidores.

Indemnizaciones diferentes

En su turno de conclusiones, el abogado ha incidido en la «notoria» manipulación de estos motores, y ha solicitado justicia para los «desangelados» consumidores españoles, que aún no han sido compensados, mientras que VW ha indemnizado a los estadounidenses, con entre 5.000 y 10.000 dólares por vehículo, «o a los australianos».

Además de indemnizar a sus propios accionistas por ocultarles información.

Según la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA, en inglés), Volkswagen utilizó un software para alterar los resultados de sus emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) en los ensayos de homologación.

Para todos los públicosVolkswagen trucaba las emisiones con un software que se iniciaba en las revisionesreproducir videoVolkswagen trucaba las emisiones con un software que se iniciaba en las revisiones

Como resultado, en la conducción normal en carretera los vehículos podían exceder hasta 40 veces lo que certificaba la empresa, que posteriormente admitió que este trucaje también se aplicó a los modelos vendidos en Europa.