El 79% de los conductores españoles considera que el coche conectado es el vehículo “ideal”

El 79% de los conductores españoles considera que el coche conectado es el vehículo "ideal"El 79% de los conductores españoles considera que el coche conectado es el vehículo "ideal"

El 79% de los conductores españoles considera que el coche conectado es el vehículo “ideal”.Desde la creación del primer vehículo equipado con 4 ruedas y un motor gasolina, el coche es uno de los productos de gran consumo que ha sufrido las evoluciones más notables. Así como las nuevas tecnologías han invertido desde hace años en el interior y exterior del coche, la oleada digital que se aproxima, promete cambiar el estatus del coche. observatorio_cetelem_auto_2016. Entre otros datos, sabemos que el 73% de los 8.500 encuestados creen que el coche conectado es el coche ideal; que el 55% estaría dispuesto a adquirir un coche autónomo de Google o Apple y que, según los consumidores, aún tardaremos 6,6 años en tener el coche autónomo al alcance del público general.

Un coche conectado para “liberarse” de la carretera.

El futuro próximo del coche está conectado. Las tecnologías, han permitido que el conductor pueda hacer frente a situaciones difíciles y peligrosas en la carretera, y esto gracias sobre todo, a numerosos sistemas de asistencia. Pero es sobre todo la llegada de sistemas integrales de navegación móvil, lo que ha cambiado todo. Los trayectos, en todos sus componentes, se optimizan. La utilización de los smartphones introducen también una dimensión más lúdica muy 2.0, del coche.

El coche autónomo para “liberar” al conductor.

Con el anunció del coche autónomo para los próximos años, la situación va a evolucionar profundamente hasta el punto de que el concepto propio del conductor, podría ponerse en cuestión. Una asistencia en la conducción hasta el límite, la geolocalización que se abrirá a una dimensión comercial y publicitaria en función de los conductores y de los pasajeros, unos sistemas preventivos que vigilarán el buen estado de salud de los ocupantes, el mantenimiento anticipado de los vehículos … numerosas innovaciones que están por llegar. Otro cambio esperado muy importante, es que el coche será cada vez más compartido, sobre todo por las personas que viven en ciudades.

Un mercado que conocerá profundos cambios.

Con el coche autónomo, el sector sufrirá grandes movimientos. A nivel legal, se tratará de definir nuevas reglas para hacer circular este nuevo tipo de vehículos. En cuanto al mercado de los seguros, el sector también se verá influido. La determinación de las responsabilidades en caso de accidentes, (que serán más complicados) provocará nuevas controversias. Y sobre todo los fabricantes tradicionales, que tendrán que hacer frente a nuevas llegadas que gestionan ya con éxito, la futura materia prima del sector automovilístico: la información. Actores que, como Google sobre todo, han realizado importantes inversiones de dinero y de conocimiento, para hacer circular lo antes posible un vehículo autónomo. ¿Se convertirán en fabricantes?, nada es seguro. Mientras tanto, los fabricantes tradicionales tienen importantes ventajas para afrontar la competencia de 3° tipo: un “saber-hacer” innegable, una experiencia en la carretera, y también la integración real de este futuro coche.

Un coche idealmente conectado.

Hemos preguntado a los conductores sobre la realidad presente y futura del coche conectado, y según las respuestas obtenidas, comprobamos que este tipo de vehículo se espera y es aceptado.

Para el 73% de las personas consultadas, el coche conectado es simplemente el coche ideal, sinónimo de progreso en materia de confort (83%), de ahorro de tiempo (81 %) y de seguridad (77%). Por otro lado, el 78% opinan que conexión rima con caro. Los mejicanos y los brasileños son los que se muestran más entusiastas. Se registra una dicotomía estructural para el conjunto del estudio, por un lado están los países emergentes totalmente favorables al coche autónomo y todo lo que ello aporta, y por otro los países de donde proceden los automóviles, que son más reticentes a su desarrollo.

Hablar de coche conectado, es hablar de ayuda a la navegación totalmente generalizada. El 86% de las personas encuestadas utilizan este tipo de ayuda para preparar sus trayectos. Es principalmente el caso de China y Brasil. Por el contrario encontramos a Japón, donde este tipo de sistemas de navegación son relativamente poco utilizados. Señalar también, que en materia de geolocalización, el smartphone es el dispositivo preferido por el 69% de los conductores a nivel mundial. El uso de esta herramienta y de otros sistemas de navegación, han servido para optimizar el tiempo de trayecto (80%) y reducir el número de kilómetros recorridos (70%).

Conductores que quieren también estar seguros.

Por otra parte, para el 37% de las personas consultadas, el coche conectado suscita preocupación sobre todo, en términos de control del vehículo. Destacando dicha preocupación, en Estados Unidos (54%) y Francia (46%). De hecho, la prioridad es para todo lo relacionado con la seguridad. El 89% menciona a los sistemas de seguridad en caso de robo, el 86% se muestra particularmente favorable a los sistemas de detección de peatones/obstáculos. Dichas soluciones son por las que los conductores estarían dispuestos a pagar más por su vehículo.

La geolocalización con todo lo que ello conlleva (publicidad contextualizada pero también una oferta diversa de servicios personalizados y variados durante el trayecto), tienen su aceptación por parte de la mayoría de encuestados (57%). Aunque por países encontramos diferencias significativas, mientras que el 87% de los chinos solicitan ofertas comerciales personalizadas, el 35% de los franceses y de los americanos se muestran muy reservados.

Entonces, ¿habrá una motivación extra para conducir más con el coche conectado?. En general parece que no, ya que el 53% de los conductores piensan que la frecuencia de utilización del coche no será mayor. Pero por otro lado existe también un tercio de ellos, que considera que tendrían ganas de coger el coche con más frecuencia.

El coche autónomo muy pronto real, y muy esperado por los conductores.

Del coche conectado al coche autónomo, hay algo más que una diferencia semántica. Una verdadera revolución que suscita numerosas preguntas, siendo la primera la posibilidad de su fabricación. Para 3 de cada 4 encuestados, el coche autónomo será una realidad. Una realidad muy próxima ya que el 81 % espera su llegada antes de 1 O años y el 52% antes de 5 años. Una vez más, los países “tradicionales” se muestran más prudentes, el 70% de los alemanes no ven este tipo de coches circulando por las carreteras antes del 2020, mientras que el 7 4% de los mejicanos lo ven antes de 5 años.

Más de uno de cada dos conductores encuestados tienen ganas de estar en su interior. Es en China donde el entusiasmo se manifiesta de una manera más pronunciada, (91 %) mientras que los americanos y los británicos están más aferrados a sus automóviles tradicionales.

Mucho más que un coche.

Este coche autónomo no es sólo un coche. El 48% de las personas consultadas lo ven como un espacio de entretenimiento, los chinos son los que se muestran mas entusiasmados con la idea, seguidos por los turcos y los portugueses (70%, 57% y 56% respectivamente). Se entiende también como un espacio de reposo o descanso, y hasta un lugar de trabajo para un cuarto de los conductores encuestados.

Pero la desconfianza está presente, el 28% declaran el deseo de mantener la vista en la carretera por si acaso, sobre todo en Estados unidos, Italia y Polonia.

En el duelo que confrontarán las grandes empresas digitales con los grandes fabricantes tradicionales, los segundos conservan la legitimidad. El 62% de la media de los conductores encuestados, muestran su preferencia por los fabricantes tradicionales para la construcción del coche autónomo, que será precedido por el coche conectado. Por su parte las empresas digitales cuentan con la confianza del 46%. En China, estos últimos son los favoritos. En los países con tradición automovilística como Francia, los fabricantes se imponen notablemente (70%)

Sí, a los coches de Silicon Valley.

Pero, ¿que opinan del coche autónomo de Google o Apple?. El 55% de encuestados responde que están preparados para comprar un coche de una u otra marca. Una vez más, los países emergentes encabezan esta perspectiva, 9 de cada 1 O chinos, 8 de cada 1 O brasileños o mejicanos, forman parte de ese sí masivo. En los países de origen de los fabricantes tradicionales, los dos modelos potenciales tienen intenciones de compra elevadas (48%), exceptuando Japón (37%) y sobre todo Estados Unidos (27%).