Esta semana por fins e ha producido, in situ, en Orriols una reuniónd el alcalde y distintos concejales impliacos con los vecinos de Orriols. Los vecinos desesperados ante el clima de total inseguridad ciudadana exigen soluciones concretas que atajen la violencia.

Tal y como han mostrado en redes sociales, los vecinos tras dos horas y media de reunión han salido decepcioados con el Consistorio Municipal en conjunto. Tan sólo señalan una excepción Sergi Campillo, que aboga pos actuar de inmediato. Tanto Ribó, como otras concejalías implicadas según los vecinos » es más de lo mismo». Tirando balones fuera a otras concejlaías o pidiendo tiempo.

Los concejales «a la defensiva»

Los vecinos califican la actitud general de los concejales en al reunión como que han estado «a la defensiva» en vez de aportar soluciones, parece que han tratado de justificarse ante los vecinos.

Los vecinos advierten de la dilación en las echas de ejecución de los proyectos y la total incroncreción municipal. Parece que además de justificar su total inacción, los concejales del equipo de gobierno municipal han pasado de «esto no es de mi competencia, a esto no lo puedo hacer» a «ya se hará en el futuro, pero dadnos más tiempo».

Los vecinos dudan ya de las palabras de los repreentantes del gobierno municipal. Ya que en la misma reunión se han enterado que los proyectos previstos para el barrio este 2021 no empezarán hasta 2022. Teniendo una dilación de casi un año sobre lo proyectado inicialmente.

Orriols se pregunta por si verán la luz las inversiones en el barrio esta década o tendrán que esperar otra década más.