Hoy la citricultura europea ha acudido unida pero acaba con una sensación agridulce ante la UE

La citricultura española y por tanto valenciana ha acudido unida a la Agencia de Seguridad Alimentaria. Es la primera vez que la citricultura española acude unida. Intercitrus, Cooperativas Citrícolas, AVA-Asaja, Unio de Llauradors, pero también por la Consellera de Agricultura, el President de la Generalitat Chimo Puig y el embajador de España. Todos unidos han representado a todo el sector citrícola español. Junto a  la diputada europea Inmaculada González Piñero.

  • Todos han acudido a la Comisión Europea a la Agencia de Seguridad Alimentaria a pedir el tratamiento en frío desde países terceros para evitar la entrada de nuevas plagas en Europa.

Los asistentes han valorado muy positivamente que se haya acudido en bloque por primera vez a esta reunión. Pero sale con un sabor agridulce al encontrarse con el funcionamiento de la propia Unión Europea, una amalgama de intereses encontrados.

El President Puig valora muy positivamente la reunión

Ha acudido a la misma el máximo representante de la Generalitat Valenciana, Chimo Puig que ha valorado muy positivamente que se haya acudido en bloque y asegura que espera que para la próxima campaña desde Suráfrica este protocolo del frío esté adoptado por la Unión Europea para países terceros.

“Lo que no es normal es que Suráfrica diga que no puede aplicar este tratamiento a sus envíos de cítricos a la Unión europea cuando lo hace en sus envíos a Rusia o a Estados Unidos”.

“Creo que a la Directora General Europea le ha quedado hoy más claro el problema y que urge una solución”.

Por su parte, el sector citrícola sale con una sensación agridulce

Cristobal Aguado, de AVA asegura que lo más importantes es seguir trabajando unidos en este problema. Asegura que al final, el proceso de frío encarece tan sólo unos céntimos  por kilo el producto final. Los valencianos ya asumimos en nuestras exportaciones este coste, que lo hagan los países terceros”.

Por su parte, Carles Peris, de la Unio de Llauradors ha sido más crítico y ha asegurado que salía decepcionado de la reunión. “No hay plazos concretos ni compromisos en firme por parte de la Unión Europea”. Aunque reconoce que el avance es sustancial.

La Unión Europea  es una amalgama de intereses y son tres países los que defienden sus intereses, Alemania, Países  Bajos y Bélgica son los que se oponen a este tratamiento en frío. Mientras que los países del Sur, incluyendo Francia están a favor.

El sector va a seguir trabajando para conseguir esa reciprocidad, que deberá seguir peleando ante la pasividad de la Unión europea que no concreta plazos, aunque se ha mostrado más receptiva que nunca.