Fernando de Rosa “Tres tristes tigres”

“Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal”. Así comienza un conocido trabalenguas, que tiene diferentes versiones, si bien, yo prefiero quedarme con la que añade que “sentados en un trigal, en tres tristes platos, comían trigo tres tristes tigres”.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, un trabalenguas es una “palabra o locución difícil de pronunciar, en especial, cuando sirve de juego para hacer que alguien se equivoque”.

  • El sanchismo, el comunismo y el independentismo, son esos tres tristes tigres que han convertido la política española en un trabalenguas.

Pedro Sánchez y su fontanería monclovita son expertos en generar esa confusión. Para ellos, gobernar es un juego, una diversión, mientras tanto, muchas familias, empresarios y autónomos lo están pasando realmente mal.

En realidad, los problemas y necesidades de la sociedad, los ataques al orden constitucional y los despropósitos de su nefasta gestión, son disfrazados por el sanchismo con palabras rimbombantes, donde lo importante es el eslogan fácil, pretendiendo que la atención se desvíe de lo que realmente importa.

  • Lo hemos podido apreciar claramente con ocasión de la situación generada por la pandemia de la Covid-19.

Expresiones como “nueva normalidad”, se han hecho habituales en nuestro día a día, pretendiendo transmitir el mensaje de que Pedro Sánchez nos ha conducido a la liberación del virus, pretendiendo que sean olvidados los excesos cometidos, la afectación inconstitucional de los derechos fundamentales durante los estados de alarma, y el cerrojazo al parlamento.

Por otro lado, el sanchismo ha agrandado ese trabalenguas político hablando de la “España multinivel” -como si de un centro comercial se tratara- para justificar las concesiones a los independentistas, generando graves agravios con las Comunidades Autónomas leales con el resto de España e infrafinanciadas, como es el caso de la Comunidad Valenciana.

Se habla a su vez, de “mesa de diálogocon Cataluña para disfrazar que, en realidad, es un tablero para diseccionar el régimen de libertades y el principio de igualdad, en la que los “tristes tigres” pretenden destrozar a zarpazos el orden constitucional. Pedro Sánchez y los suyos sacian el voraz y egoísta apetito de los independentistas excluyentes, dándoles a puñados “trigo”. Sánchez debe llenar el plato del independentismo para obtener su voto favorable en la tramitación de los presupuestos generales del Estado para 2022.

Se habla a su vez, de “escudo social”, para vender medidas que son solamente maquillaje populista y electoralista. Así, se crea el “bono cultural” a los jóvenes que alcancen la mayoría de edad, mientras a sus padres y abuelos pagan facturas desorbitadas de la luz, o se les estrangula a impuestos.

  • De hecho, el Ministerio de Hacienda ha anunciado para el año próximo un nuevo catrastrazo

La revisión de los valores de referencia de los bienes inmuebles que permitirá incrementar la presión fiscal en los impuestos de sucesiones, donaciones, transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Sus platos no pueden quedar vacíos, aunque sea a costa de destruir la clase media y empobrecer más a todos.

Y hay una nueva expresión que los “tristes tigres” quieren que se instale en la sociedad: “Madrid nos roba”. Buscan de esta manera focalizar su actuación política en contra de la capital de España. Su objetivo es fracturar y enfrentar al resto de España con la villa de Madrid y su Comunidad Autónoma. Así se difunde desde las terminales informativas de la izquierda, la necesidad de llevar a cabo una “descentralización institucional”, llevando fuera de Madrid, órganos e instituciones radicadas en dicha ciudad.

En realidad, se busca debilitar las instituciones propias del Estado de Derecho. El President Puig, como un peón más de la partida de ajedrez político de Pedro Sánchez, se ha sumado a esa campaña, asumiendo el papel de portador del estandarte. No es consciente de que, llegado el momento, Pedro Sánchez le sacrificará, como peón en su partida de ajedrez.

  • El trabalenguas al que nos ha conducido la izquierda y los radicales en España es realmente triste:

“tras la nueva normalidad, en la España multinivel, la política se dirige a la constitución de la falsa mesa de diálogo, al desarme social y a instalarse en el discurso de Madrid nos roba y desmontar, una a una, las instituciones del Estado”.

Triste realidad la del trabalenguas político de la izquierda. Ya es hora de que la desesperanza, la pena y el dolor al que han conducido los “tres tristes tigres”, deje paso a la esperanza, el reforzamiento de las instituciones y la libertad.