Fernando de Rosa “ El País de nunca jamás”

El país de “Nunca Jamás” es una isla inexistente que se describe en la novela fantástica del escritor escocés, J. M. Barrie. Se trata de un lugar exótico y lejano, donde los niños nunca crecen y viven sin ningún tipo de regla. No existen las responsabilidades, y el tiempo se pasa de manera jocosa y divertida. No existe preocupación por nada.

Yo soy de la opinión de que Pedro Sánchez, con toda su “pandilla” de socios blanqueados (radicales, comunistas, e independentistas), quieren que España sea ese país de “nunca jamás”, convertirlo en una isla de fantasía. Pretenden hacer creer a la ciudadanía que todo “va mejor”, pues el presidente del Gobierno maneja, con mano firme, el timón.

Da lo mismo que su gestión esté cargada de mentiras, errores y falta de transparencia. Lo importante para ellos es que vivamos despreocupados, porque él conduce el barco a esa isla donde todo es felicidad. Como los niños, no tendremos de qué preocuparnos. En ese contexto, sin lugar a dudas, hay que ubicar las ayudas a la juventud, previstas en los presupuestos generales del Estado para el año que viene, y destinadas, entre otros aspectos, a que se compren videojuegos. El Gobierno social-comunista se lanza a la desesperada conquista del voto de esos jóvenes que alcanzan la mayoría de edad, pensando que es caladero es el que les permitirá seguir en el poder.

  • Sin embargo, hay muchos motivos para estar preocupados. España no es esa isla de fantasía que las terminales informativas monclovitas quieren vender. Ese cuento no es como nos lo están contando.

Por un lado, España, o lo que quede de ella después del reparto del botín con los socios nacionalistas, está en peligro. EH-Bildu y Esquerra Republicana hacen frente común. Otegi y Junqueras exigen “hechos” en la negociación presupuestaria, ejerciendo un chantaje permanente a la democracia, recordando que suman 18 diputados y que sus votos son necesarios para sacar adelante las cuentas públicas. A

su vez, Bildu, de nuevo se ha retratado esta semana en el Parlamento vasco sosteniendo que los <ongi etorris> “no son homenajes” y que se realizan con “discreción”. Este comportamiento reiterado de menosprecio a las víctimas de ETA, es totalmente inadmisible. Por esta razón, el Partido Popular ha presentado dos enmiendas a los presupuestos para que se proteja la memoria de las víctimas y se evite el blanqueo del terrorismo.

7Queremos que se deje sin fondos públicos a los partidos políticos que tengan en sus filas, personas condenadas por terrorismo. La democracia debe defenderse frente a los que la atacan. No podemos nutrir con dinero público a quienes una y otra vez, cuestionan nuestro régimen democrático.

De igual manera, el comunismo, como termita voraz, se ha instalado en la quilla del barco. Los ataques al Poder Judicial, o a los magistrados del Tribunal Constitucional, son en realidad, una campaña de desprestigio de las instituciones para lograr su debilitamiento. Es su punta de lanza con la que los podemitas quieren desmontar, una a una, las piezas básicas del régimen de libertades en España.

El abordaje al sistema democrático, ya se está produciendo. Así funciona el comunismo populista bolivariano: asaltando el poder judicial para evitar que pueda hacer de contrapeso al poder ejecutivo. No olvidemos que los estados de alarma para combatir la pandemia han sido declarados inconstitucionales, así como el cerrojazo al Parlamento. Estamos ante un Gobierno que, incluso en los momentos de mayor necesidad de actuación conforme a Derecho, como en los supuestos  graves de crisis sanitaria, lo hace vulnerando la Constitución.

  • Por otro lado, la realidad europea saca a los socialistas y sus socios de Compromís, de ese lugar de fantasía en el que quieren que vivamos.

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, a instancias de la diputada del Partido Popular en Les Corts, Elena Bastidas, va a iniciar una investigación sobre los abusos sexuales cometidos en centros de menores dependientes de la Consejería de Igualdad que dirige Mónica Oltra. Desde Compromís han reaccionado con rabia diciendo que se ha iniciado una “cacería de brujas” contra la Vicepresidenta. Mi pregunta es ¿por qué les irrita tanto que se investiguen y se exijan responsabilidades por esos hechos? Se trata de situaciones muy graves y bajo ningún concepto debe mirarse hacia otro lado, o poner trabas a su investigación como ha hecho la Conselleria.

  • Y a su vez, el alcalde Joan Ribó, en el debate sobre el estado de la ciudad de Valencia celebrado esta semana que termina, ha defendido que la Generalitat debe activar “lo más pronto posible”, la tasa turística.

Para justificar esta postura, con un argumento verdaderamente simplista, afirmó que esa tasa no la pagan los valencianos, sino los que visitan nuestra ciudad. En realidad, quiere cobrar “entrada” a los visitantes del parque temático de la hormigonera y socavones en los Ribó ha convertido nuestra ciudad.

España no es el país de “nunca jamás” de la izquierda. No es esa isla de fantasía, donde vivir despreocupados y sin pensar en el futuro, España debe ser el país en el que nunca jamás se deprecie a las víctimas del terrorismo, en el que no se ataque a las instituciones del Estado y en donde las menores que dependen de la Administración pública, no vivan con miedo por ser sometidas a posibles abusos. De igual manera, debe ser el país en el que nunca más se dé la espalada a los empresarios y autónomos que con su esfuerzo sacan adelante el país, generando empleo y riqueza, entre ellos, los del sector turístico, tan importante para nuestra economía.

Es hora de que las mentiras y manipulación de la izquierda lleguen a su fin. Que podamos decir, “colorín colorado” vuestro cuento se ha acabado.