La mala gestión y la opacidad estalla a la Junta Central Fallera

El máximo organismo fallero cada vez parece más un cortijo de unos pocos, donde los problemas se acumulan. Ya desde la Interagrupación de Fallas, con nuevo presidente,s e habla de la mala gestión del organismo.

Nota informaiva de JCF

El problema de la Gala Fallera

El problema es que en dodne se celebraba la Gala Fallera los pasados años se celebra un evento ferial, con lo que ese pavellón no estará disponible.

Esto denosta la improvisación total y la falta de comunicación entre concejalías. porque es conocido que la Gala se eefctua en las instalaciones de Feria Valencia. Por cierto, Junta Central Fallera y Feria Valencia son dos organismos autónomos del Ayuntamiento de Valencia. esto significa que amas entidades sond e propiedad municipal.

¿Improvisación u ocultación?

La improvisación es clara en Junta Central Fallera, ya que un evento ferial se programa con meses de antelación. Así, que de haber reservado la sala, se hubiera hace meses tenido conocimiento del problema.

La siguiente pregumta que surge es desde cuándo tenía Junta Central Fallera conocimiento de que no tendrían la sala que se requería, y por qué ocultó habrían 800 entradas menos.

Además, lo incomprensible fue citar a las fallas y todas un mismo día, empezar a vender las entradas y «ocultar» esa información a las mismas hasta que casi se agotaron las entradas.

JCF reservó las entradas de FF.MM. y presidentes

Junta Central Fallera al menos tuvo el detalle de reservar las palzas de Presidente y Fallera Mayor de cada falla, con lo que pasadas las priemras cien comisiones, se agotaron las entradas disponibles. El lío y el enfado fue monumental en la sede de JCF de Monteolivete. Porque según detallan los propios asistentes el Secretario General no dió ninguna explicación.

La solución de JCF

La solución fue que el propio concejal Fuset se presentço ayer en Feria Valencia para negociar con la empresa de catering y con Feria Valencia, y sigue buscando soluciones. Una nueva medida improvisada.

La solución es poner en una lista «de espera» a todos aquellos que quieren asistir y se han quedado sin entrada. Para ver si es posible volver a ubicarlos en la Gala.

Comunicado de la Interagrupacio de Falles de Valencia

Ante la situación vivida en la tarde de ayer con la venta de entradas para la gala fallera del 28 de febrero, el presidente Guillermo Serrano le ha expresado al concejal Pere Fuset nuestro profundo malestar. Por la lamentable gestión que, por parte de la Junta Central Fallera, se llevó a cabo, dejando a multitud de falleros sin la posibilidad de asistir al evento, como vienen haciendo año tras año.

Instamos a la Junta Central Fallera, como responsable de la organización de la Gala Fallera, a tomar las medidas oportunas. Además de buscar soluciones que satisfagan a todos los agraviados- Buscando a su vez una ubicación con la misma capacidad de años anteriores para que todo aquel que desee asistir pueda hacerlo con garantías.

Mala gestión de JCF

Las polémicas han vuelto al organismo fallero desde que el nuevo Secretario General ha aterrizado. De hecho, ya suman demasidos «problemas».

  • Los trajes de las Cortes de honor. Han sido un verdadero quebradero de cabeza, porque la empresa que se quedó con los trajes, por «motivos personales» tuvo que renunciar. Se tuvo que abrir una nueva licitación de urgecia e incluso comprar más telas según parece.
  • Las carpas. El Bando fallero que se anunció por parte del Concejal, no agradó a los presidentes que recriminaron a Fuset que no estaban suficientemente representados. Igualmente le recriminaron nod efienda los intereses de las comisiones falleras que presuntamente representa.
  • La Cridà. Unilateralmente informó hace unas semanas que la Cridà pasaría al primer domingo de marzo, o sea al día 1, sin consultar y variando el calendario fallero.

Opacidad en la gestión

El portal de JCF sigue sin tener datos del 2018, a pesar de que el concejal popular Santiago Ballester advirtió de los incumplimientos legales, aún no se han subido los datos, incumpliendo la ley de transparencia.

También hay problemas porque las fallas denegadas de nueva creación siguen exigiendo la documentación que nunca se les remitió y que anuló todas sus expectativas. Sesgando las ilusiones de muchas personas y osacionando perjuicios en dos posibles comisiones a las que no se ha dado ninguna documentación oficial, tan sólo se les ha comunicado de palabra. A pesar de pedir la documentación nunca se les ha facilitado.

«El problema de Fuset»

El presidente de JCF y el concejal de Cultura Festiva ya tiene tres causas abiertas y judicializadas. De hecho antes de Falals está previsto al menos declare una o dos veces más ante el juez. Quizá no es la mejor imagen de las Fallas, ya que el ruido que persigue al concejal pueden empañar una Fiesta increóble e internacional, centrando el foco en el concejal y sus problemas y no en la fiesta en sí.