Provistos de bebidas energéticas y merchandising, miles de aficionados a los videojuegos permanecen conectados en Feria Valencia desde ayer.

El objetivo es descubrir las últimas novedades y presenciar torneos de centenares de gamers de todo el mundo.

El DreamHack de València da la posibilidad de hacer esto y mucho más con 20 gigas a disposición de los asistentes, una zona de acampada y un área para instalar cientos de ordenadores personales.

La décima edición del certamen, que se celebra hasta mañana en Feria Valencia, espera reunir a más de 55.000 personas, una cifra récord para un año de consolidación.

«Cuando entras aquí, el tiempo se detiene por completo. Los días se alargan y acabas viendo el recinto como tu propia casa», explica uno de los participantes.

Todo el entorno del festival invita a olvidar las manecillas del reloj. La luz solar no penetra en las salas del DreamHack, donde los gamers procuran no perder la concentración en las partidas. La oscuridad es uno de los requisitos para disfrutar del festival, pero también es un condicionante para el aspecto escenográfico de la convención.

Tanto la iluminación como la música son claves en los 3.000 metros cuadrados del DreamHack, pues los expositores -tiendas de tecnología, empresas de videojuegos…- compiten directamente con las pantallas de los ordenadores.

«Hay que llamar la atención de los participantes para que se acerquen», comenta uno de los patrocinadores.

El sonido de las conversaciones del Dream se mezclan con el estruendo de los juegos que se proyectan en el escenario principal y con la música de algunos expositores.

Ese hilo musical, unido a una coreografía de luces multicolor, hace confundir este festival de gamers con un casino gigante. Eso sí, del entretenimiento.

El certamen se divide en dos grades salas: la Zona de Exposición, donde se encuentran las empresas de videojuegos y el escenario principal de eSports; y la Zona Lan, donde están aquellos que prevén pasarse todo el festival «jugando sin parar».

Hay que aprovechar los 20 gigas que ha dispuesto el festival para los participantes, la mayor velocidad instalada en un festival de eSports en España.

Gran parte de estos gamers duermen en un lugar reservado de la feria donde han podido instalar sus tiendas de campaña y neveras portátiles.

La dieta es idéntica a la que hacen los fibers o los meduseros en los festivales de verano, solo que en el DreamHack está aderezada con bebidas energéticas y comida asiática y americana.

«Conoces a mucha gente que comparte tus mismas aficiones. Al contrario de lo que piensa la mayoría, los videojuegos son muy sociales», explica una de las participantes.

Dreamhack 2019
Dreamhack 2019

Un festival consolidado

El festival valenciano es ya el certamen de eSports más destacado de España con torneos oficiales como League of Legends, Counter-Strike Global Offensive, RainBow Six, Fortnite, PUBG y Fighting Games con jugadores y equipos profesionales de más de veinte países y más de 300.000 euros en premios.

Una de las novedades este año es la inauguración del torneo «All Women CS:GO», que llega por primera vez a València, y la colaboración del Valencia CF y Levante U.D.

Hasta el domingo, por el DreamHack pasarán más de un centenar de youtubers, como TheGrefg, Wismichu, xBuyer o Alvaro845.

Otra de las novedades este año es el perfil humanitario del certamen. Cruz Roja ha instalado un expositor con una moto acuática en la que los asistentes pueden presenciar un rescate de refugiados en el Mediterráneo con la ayuda de unas gafas de realidad aumentada.

Además, los visitantes también tienen la oportunidad de participar en un maratón de donativos -un «SpeedRun Solidario»- a beneficio de Médicos sin Fronteras.

Guitar Hero, campeonato

Una vez mas y ya van 6 años, Manu Hero y su equipo prepara con esmero su competición para los amantes del haevy y las guitarras eléctricas.