Las palabras van acompañadas de su definición y una explicación de los acontecimientos que han justificado su elección

Feminizar, euroescéptico, constitución, autodeterminación o clima son algunas de las palabras elegidas por la Real Academia Española (RAE) para definir el año 2019 y «explicar muchos de los acontecimientos y tendencias» de este periodo.

Las palabras elegidas van acompañadas de su definición y una sucinta explicación de cuáles son los acontecimientos o situaciones que han justificado su elección.

Por ejemplo, en el caso de feminizar -dar presencia o carácter femeninos a algo o alguien- se recuerda el movimiento social del feminismo y el impulso por la igualdad, las mejoras para las mujeres en países árabes, la elección de la primera presidenta en la Comisión Europea o las protestas a nivel mundial para acabar con la violencia contra las mujeres.

Constitución -Ley fundamental de un Estado, con rango superior al resto de las leyes, que define el régimen de los derechos y libertades de los ciudadanos y delimita los poderes e instituciones de la organización política- ha sido rescatada por la «vigencia y actualidad» de la Carta Magna «como conjunto de derechos, deberes y libertades en un marco que permite la convivencia».

En el caso de clima -conjunto de condiciones atmosféricas que caracterizan una región- se apuesta por «la relevancia» de la ecología, la celebración en Madrid de la Cumbre del Clima, los incendios del Amazonas, el desastre del mar Menor o la declaración de Emergencia Climática por parte de la UE, entre otros sucesos destacables del año.

Respecto a euroescéptico -que duda del valor de los proyectos políticos de la Unión Europea- la RAE ha señalado que «tras años de prosperidad» bajo el marco de la Unión Europea, algunos países y sus ciudadanos «ponen en duda la integración del Viejo Continente, con el Brexit como punta del iceberg».

También aparece la palabra autodeterminación -decisión de los ciudadanos de un territorio determinado sobre su futuro estatuto político- debido a la crisis en Cataluña, que «continúa dejando este término como uno de los más relevantes del año que se despide». A esta elección se suma la del ‘Estado del Bienestar’, que «sigue siendo el máximo garante de la igualdad de oportunidades».

Progreso, deporte o acogida, entre las catorce palabras del año

Otras palabras incluidas -hasta 14 en total- son progreso, debido a hechos como los avances científicos, estudios médicos esperanzadores sobre el cáncer o el alzhéimer, descubrimientos astronómicos, implantación de energías renovables, reducción del agujero de la capa de ozono o la llegada del 5G.

También deporte, por las «victorias épicas gracias al esfuerzo de sus protagonistas», destacando ejemplos como la selección española de baloncesto femenina y masculina, el ciclista Egan Bernal, el tenista Rafa Nadal, o la gimnasta Simone Biles, entre otros.

En el caso de confianza, la RAE la ha eligido por «la incertidumbre, la política, la corrupción o el Brexit, que ponen a prueba la confianza del ciudadano en las instituciones que tradicionalmente cuidan y protegen derechos y libertades».

Para acogida, lo justifica en casos como la inmigración y los refugiados, que «siguen siendo noticia de primera plana por las desigualdades económicas entre países y los conflictos internacionales».

Elección aparece porque «han sido varios los procesos electorales en países hispanohablantes a lo largo del año, dada la fragmentación política actual, reflejo de una sociedad cambiante y con sensibilidades cada vez más distintas».

Mientras que inteligencia artificial está recogido debido a que el proceso de avance tecnológico es «imparable y es necesaria la adaptación de toda la sociedad para no perder el tren del progreso», la ‘escuela’ es también palabra del año por hechos como que el Informe Pisa revela «carencias» en el sector.

Por último, se incluye a triunfo en reconocimiento a la sociedad y «su empeño por seguir generando progreso, ya sea desde la investigación, la cultura, el trabajo o el deporte, o como manifestación social por hacer un mundo más justo: activismo social, demostraciones de solidaridad o compromiso».